lunes, 8 de diciembre de 2014

PALABRAS DE CINE : ARMANDO BÓ - Juan José Marín Abadie





Una diosa impura me dijo que el demonio creo a los hombres. Pudo haber sido quizás la mujer del zapatero, la señora del intendente, la mujer de mi padre o tal vez, el último amor en tierra del fuego. 
Claramente era una viuda descocada, increíblemente insaciable, una leona en el sexo y en el amor. Pero sin familia. 
Su furia infernal podía develar las intimidades de cualquiera. No niego que era una tentación desnuda en aquellos días calientes de lujuria tropical, de éxtasis tropical. Desnuda en la arena era fuego, carne, un trueno entre las hojas de un arbusto escondido en los médanos. 
Logró que yo llegase a decir adiós muchachos, no compartamos más la pelota de cuero con los sabaleros de la mesa semanal del bar. 
Esta suerte de burrerita de Ypacaraí, con su embrujada fiebre, me obligo a terminar como una mariposa en la noche volando camino a la India

No hay comentarios:

Publicar un comentario