lunes, 15 de diciembre de 2014

OPERAS PRIMAS : CONFESSIONS OF A DANGEROUS MIND (2002) - Fernanda Bargach-Mitre





Confesiones de una mente peligrosa es una comedia dramática estadounidense del 2002 dirigida por George Clooney, siendo su ópera prima. El guión es de Charlie Kaufman basado en el libro de Chuck Barris sobre sus andanzas en el mundo del espectáculo como productor y otros aditamentos, que no se sabe muy bien si son realidad o ficción, que bajo la batuta del genial Kauffman y la certera dirección de Clooney, se convierte en una cinta mordaz.




El personaje central, Chuck Barris, (Sam Rockwell) consiguió importante fama en la televisión, Este legendario showman , sin embargo posee un doble vida, productor de día y asesino de la CIA de noche. En principio todo es entusiasmo, Barris se hace famoso y anhelando más, incluye viajes a ciudades donde debe cometer asesinatos, como premios de sus concursos, para acompañar a los ganadores y concluir su misión.

Lentamente el pequeño imperio televisivo y chabacano de Chuck comienza a derrumbarse con incisivas críticas de sectores más conservadores. Paralelamente descubre que alguien de la CIA pretende asesinarlo, Pierde completamente el control de su doble vida y se sumerge en un espiral fuera de control.




Es una mezcla de película de espías, comedia negra y drama, que si bien tiene algunos momentos divagantes, posee otros geniales que constituyen un equilibrio.

Es interesante el mensaje subliminal que deja el film, una reflexión sobre la moral y los vacíos de los tiempos modernos. La misma sociedad que después condena a Barris, fue la que lo hizo llegar a la cúspide en base a programas vulgares, donde los concursantes eran utilizados como animales de circo, entrando en un ciclo decadente. Una sociedad falsa, que encumbra paquetes de entretenimiento de poca monta para luego recordar súbitamente que corrompen la moral. Se trata de una crítica al medio y a la audiencia. A la idiotez que ofrecen y a los borregos que la aplauden. Sin embargo, este mensaje se deja ver entre líneas, sería la conclusión de un espectador abierto a buscar significados.





En cuanto a la factura, Clooney lo hace con solvencia, proponiendo interesantes situaciones visuales, cambios de escenarios.. En cuanto al uso del color, este es muy acertado, utilizando colores fuertes y llamativos, sobre saturados para la vida con showman, y un ambiente denso y  frío para la parte de su agente de la CIA.

Clooney nos sorprende con algunos recursos fílmicos. En una escena en la que a Chuck se le ocurre la idea del programa  The Dating Game, la cámara hace zoom a sus ojos, y en la siguiente escena está en una junta presentando la idea. El director no uso corte alguno sino que movió todo el set alrededor del actor mientras duraba el zoom a sus ojos.

Otro efecto interesante, fue la supuesta pantalla dividida cuando Barris habla con un ejecutivo de estudio, no fue una pantalla dividida para nada: construyeron el set del departamento al frente del set de la oficina y abrieron la pared físicamente cuando la cámara no estaba viendo.




El buen plantel de actores se encuentra acertadamente dirigido, y el desarrollo del personaje central tiene total coherencia.

Clooney empezó con buen pie en la dirección, ofreciéndonos una obra ejecutada con cierto estilo fílmico y temático, que esbozaba  un leve toque de denuncia, visión que abordaría a fondo y sin tapujos en posteriores films, como Good Night and Good Luck o The Ides of March.

Sin duda se trata de un cinta que vale la pena ver, entretenida , satírica y con una historia que aunque inverosímil, resulta fascinante.


TRAILER


No hay comentarios:

Publicar un comentario