lunes, 24 de noviembre de 2014

REPASANDO EL CINE DE LUC BESSON - THE BIG BLUE / AZUL PROFUNDO (1988) - Fernanda Bargach-Mitre




Le Grand Bleu es un coproducción entre Francia, Usa e Italia fue dirigida por Luc Besson, quien estuvo a cargo de crear la historia y ser uno de los guionistas. 

Estamos frente a una obra poética con la genial música de Eric Serra (versión original) que entre fantásticos azules y las profundidades del océano es un canto a la amistad, el reto, la valentía , el riesgo y el amor. 




Protagonizada magistralmente por Jean-Marc Barr, Rosanna Arquette y Jean Reno resultó ser taquillera en todo el mundo, menos en USA donde fue un fracaso , quizás debido a un nuevo corte más comercial y de final feliz con otra música que se hizo para ese país. Luego el director presentó una versión con el corte y banda sonora original en DVD.




El film trata sobre la vida e historia legendaria de Jaques Mayol, buceador, amigo de delfines y profundista o prácticante del deporte llamado Apnea. 

La película no intenta ser biográfica, si bien está inspirada en la vida del famoso Mayol, es libre en su desarrollo como historia. La cinta nos ubica en la infancia del protagonista en Grecia y nos lleva hasta su adultez cuando este eterno amante del mar con una especial habilidad para el buceo, ayuda al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. 




Se trata sobre la rivalidad y la amistad del campeón en la vida real Jacques Mayol (Jean-Marc Barr) y Enzo Maiorca (Jean Reno). La acción está dividida en dos etapas: la rivalidad naciente entre los dos buceadores en su niñez, y ya como adultos en el campeonato mundial que se celebra en la ciudad de Taormina, Sicilia. Mayol busca el amor, la familia, la integridad y el significado de la vida y la muerte. 






Nada de lo que tiene o consigue Jacques en la vida le llena tanto como el mar. Pero la belleza que admira, también puede esconder un peligro imperceptible. La obsesión, el deseo de superación y la competencia son aditamentos que le agregan peligro al ya riesgoso deporte del profundismo que Mayol tanto ama. 

La acción empieza en Grecia en 1965. Todo blanco y negro, excepto el azul. Nos encontramos aquí con una increíble fotografía , que no decae a lo largo del film regocijada en paisajes maravillosos.



Con sus extensas escenas submarinas y su banda sonora suave y profunda, la película fue elogiada por ser hermosa y serena y, en la misma medida, criticada por ser demasiado tranquila.

En suma es una cinta de cita obligada, con una fotografía excepcional y amplio despliegue técnico ( grúas, cámaras aéreas y submarinas), que conforman junto a la eficaz dirección de Besson una obra imperecedera del séptimo arte.

TRAILER 1






TRAILER 2





BANDA SONORA POR ERIC SERRA





DATOS SOBRE LA APNEA


La apnea o buceo libre (freediving) es un deporte extremo, el cual tiene como base la suspensión voluntaria de la respiración dentro del agua mientras se recorren largas distancias o se desciende hasta grandes profundidades. Esta suspensión voluntaria de la respiración es, asimismo, la base de una actividad milenaria y vigente como la pesca submarina a pulmón, practicada, por ejemplo, por las ama en Japón, por los bajau en Indonesia y Filipinas, y por los wayú en Colombia y Venezuela. 

Aunque, en un principio, pueda parecer entrenamiento físico, el deporte de la apnea se basa principalmente en la relajación mental del individuo, la buena alimentación e hidratación, el fomento de los reflejos mamíferos en humanos, y el entrenamiento en ambientes de hipoxia y de presiones hidrostáticas altas donde los gases se comprimen dramáticamente y el volumen de los pulmones se ve considerablemente reducido. 

Esta muy particular actividad practica el descenso a la profundidad del mar a pulmón libre, es decir, sin equipos de submarinismo tradicionales como el esnórquel. En un principio la disciplina permitía descender unos pocos metros (30 metros con peso variable en 1949) pero, a medida que se fueron sofisticando las prácticas, alcanzó a sobrepasar el límite de 120 metros con peso variable, por lo que se requirió de una cuerda atada a un ancla perfectamente vertical para evitar la desorientación del apneísta. Con este mecanismo sólo se sigue la cuerda en el descenso y ascenso sin la necesidad de orientarse abriendo los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario