viernes, 7 de noviembre de 2014

REPASANDO EL CINE DE BRYAN SINGER: THE USUAL SUSPECTS (1995) - Fernanda Bargach-Mitre





Bryan Singer había dirigido en 1993 Public Access, que ganó el gran permio del jurado en Sundace, por este film interesante de muy bajo presupuesto.

Pero fue, sin embargo, en 1995 cuando estrenó The Usual Suspects que impactó a la audiencia mundial con este rompecabezas de excelente realización, magníficos actores, una narrativa original y muy inteligente, elementos que la convirtieron en un film de culto a lo largo del tiempo.

La película, con un presupuesto de 4 millones de dólares, no fue muy bien recibida en las salas de cine durante su lanzamiento, pero fue atractiva para muchos seguidores del género de crimen/drama y es considerada una película de culto. Diez años después de su estreno permanece en el Top 25 de Internet Movie Database «Top 250 Movie List»




El film ganó dos Oscar, el mejor guión original de Christopher McQuarrie y mejor actor de reparto para el genial Kevin Spacey, que hace las veces de narrador.

Todo empieza con Dave Kujan, un agente especial que trabaja para el servicio de aduanas de EEUU, que está investigando las consecuencias de un incendio a bordo de un barco, con un balance de 27 víctimas mortales, todas aparentemente asesinadas.

La única fuente de información de Kujan es Roger Kint ( Spacey), un estafador lisiado que sobrevivió al incendio. El inteligente Kint se remonta 6 semanas atrás con una historia que comienza con 5 sospechosos habituales encerrados en una misma celda…de aquí en adelante se presenta un rompecabezas plagado de intriga que logra introducirnos en un laberinto interesante y renovador.





Bryan Singer ha dirigido ésta cinta de una impecable, ubicando la cámara siempre en el lugar correcto y brindando momentos de suspenso muy logrados, aprovechó al máximo el extraordinario guión que tenía y lo adaptó a la pantalla grande de manera inteligente y solvente. Vale destacar también una soberbia banda sonora a cargo de John Ottman (quien además se encargó de la edición de la cinta), quien compuso unas melodías clásicas interesantísimas que le dan una melancolía genial a la película.




Esta cinta rompió moldes al momento de su estreno, por su intrincada estructura narrativa donde nada es obvio y el abierto final que si bien revela mucho deja múltiples interrogantes que invitan a pensar y conversar. Una de esas cintas que se agradecen porque nos mantiene dos horas utilizando nuestras neuronas tratando de encontrar la solución.


NOTAS Y CURIOSIDADES


- La escena de la rueda de reconocimiento se suponía que debía de ser seria. Después de rodar durante un día entero sin que los actores dejaran de bromear, Bryan Singer decidió usar las tomas más divertidas e improvisadas. 

 - El papel de Keyser Soze fue creado expresamente por Brian Singer para Kevin Spacey, de ahí las iniciales K.S. (Keyser Soze - Kevin Spacey). 

 - El Keyser Sozé que aparece en uno de los flashbacks está interpretado por uno de los operarios que trabajaban en la película. Bryan Singer se dió cuenta de que no podía poner rectos los codos, lo que le daba un aspecto siniestro y poderoso. 




 - La genial banda sonora, con tintes oscuros e intrigantes que parecen proceder del más puro cine clásico. John Ottman nos mete de lleno en el misterio, recordando por momentos al Hans Zimmer de “The ring” y “El caballero oscuro” en cuanto a lo épico 

 - La escena en la que Sozé arroja la colilla al reguero de gasolina fue rodada en el patio del director, Bryan Singer. Es su propia mano la que aparece. 

 - En definitiva, si hay una lista de “películas con mejor final”, ésta estaría en el top 10 sin lugar a dudas. 

 - La casi incomprensible verborrea de Fenster (Benicio del Toro) fue una improvisación que se le ocurrió al propio actor, al director le pareció bien, y cuando el resto del reparto empezó a quejarse de que ni ellos lo entendían, éste contestó: "Que decida la audiencia". A lo largo de la película, hay varios momentos en los que otro personaje pregunta a Fenster: "¿Qué has dicho?". -

 El papel que interpreta Gabriel Byrne es el de Dean Keaton. El verdadero nombre de Gabriel Byrne es Dean Keaton. 




 - La escena en la que Redfoot arroja una colilla a la cara de McManus se debió a la mala puntería del actor Peter Greene, que debería haberla lanzado al pecho de Stephen Baldwin. La reacción de disgusto de éste último fue completamente natural, pero al director le gustó y decidió dejarla tal cual. 

- Christopher McQuarrie, el guionista, se inspiró en un asesino real llamado John List, que mató a su familia y desapareció durante 17 años, para crear a Keyser Sozé.

ESCENA LINEUP




TRAILER


No hay comentarios:

Publicar un comentario