martes, 21 de octubre de 2014

REVISANDO EL CINE DE SOFIA COPPOLA: LOST IN TRANSLATION (2003)






El Segundo largometraje de la talentosa Sofía Coppola: Perdidos en Tokio (Lost in Translation) no solo recibió el elogio unánime de la crítica internacional, sino que fue ganadora Globo de Oro como mejor película en la categoría de comedia-musical y del mejor guión y fue nominada para cuatro Oscares como mejor película, dirección, actor y guión original, Oscar que la joven directora se llevó a casa. 




Vale decir, que Sofía es la tercera mujer y la primera norteamericana en ser nominada en la categoría de mejor película, después de la alemana Lina Wertmuller por Siete Bellezas en 1976 y de la neocelandesa Jane Campion por ‘El Piano’ en 1994. 

Este film se aleja, por sobre todas las cosas, de los convencionalismos, siendo un drama combinado con situaciones de ligera comicidad, que nos deja una profunda emoción por su lucidez, intensidad y capacidad para conmovernos. 




Es una trama verdaderamente humana, de comprensión y fuerte vinculación afectiva entre personajes aparentemente opuestos, pero íntimamente atados en sus soledades y vacíos. Sofía escribe, dirige y produce, un film que tiene la capacidad de captar a los seres cotidianos y crear atmósferas surrealistas, poéticas, por momentos imprecisas, que nos conmueven al punto de convertirse en anexos de nuestra memoria. 
Sus películas poseen un toque único, la huella de una realizadora con un impactante ojo fotográfico capaz de crear en imágenes y evidenciar un talento independiente y profundamente artístico. 




‘Perdidos en Tokio’ nos cuenta la historia de un actor cincuentón, Bob Harris (Bill Murray), con la carrera en baja, que decide aceptar filmar un comercial de whisky en Tokio. Impactado por esa gran ciudad, se recluye en su hotel donde conoce a Charlotte (Scarlett Johansson), una joven mujer, cuyo marido es un importante fotógrafo cumpliendo una labor profesional. Bob y Charlotte se encontrarán en su soledad y a medida que se atreven a explorar juntos la acelerada urbe japonesa, van acercándose entre sí, reflexionando sobre sus vidas, anhelos, vacíos, desarrollando un intenso vínculo, que demuestra el abanico de las emociones en las relaciones humanas. 






Coppola quería crear una película romántica sobre dos personajes que tienen un momento de conexión. La línea de tiempo de la historia se redujo intencionalmente para enfatizar este momento. Además, Coppola ha dicho que dado que "no hay mucho sucediendo en la historia, además de Bob y la relación con Charlotte", se intentó mantener una tensión constante.




Tokio, es una metáfora audiovisual para Bob y Charlotte de visiones del mundo. El ambiente tranquilo del hotel de la ciudad representa el deseo de Bob de estar seguro y tranquilo, mientras que el ambiente energético de las calles de la ciudad representa la voluntad de Charlotte a comprometerse con el mundo. Coppola y Acord, el director de fotografía de la película, estuvieron de acuerdo en que Lost en Traducción necesario confiar en gran medida en la expresión visual para apoyar el tono romántico de la película. 





Los realizadores utilizaron deliberadamente claroscuro, el arte de usar fuertes contrastes entre la luz y la oscuridad para apoyar la historia. Escribió que los tonos claros dominantes de la película simbolizan sentimientos de humor y romance, y se contrastan con los tonos oscuros que simbolizan los sentimientos subyacentes de desaliento. 




Es una hermosa historia de amor, sustentada en un ingenioso y sólido guión, que toca el ámbito de lo profundo. Se complementa con un excelente reparto, donde a mi criterio más que el aclamado y ganador del Globo de Oro, Bill Murray, la que verdaderamente destaca es la joven Scarlett Johansson. 




Este film es capaz de traspasar la barrera entre creador y espectador, quizás porque recurre a temas elementales intrínsecos al ser humano como la pareja, la soledad y esa angustia existencial que en mayor o menor medida todos tenemos. Esto logra que sintamos que la cinta nos habla directamente a la cara, sin hipocresías, moviendo nuestro mundo emocional. Esta es la magia que Sofía le imprime a sus trabajos, la sutileza de los personajes y escenarios, las imágenes etéreas, las circunstancias apenas insinuadas y una niebla poética que lo envuelve todo, inclusive a nosotros mismos…

TRAILER EN INGLÉS:




TRAILER EN CASTELLANO:



ESCENA DEL KARAOKE


No hay comentarios:

Publicar un comentario