martes, 21 de octubre de 2014

REVISANDO EL CINE DE ANG LEE : BROKEBACK MOUNTAIN (2005)






Intensa historia de amor Manteniendo una realización impecable, un estilo distinto y una fluida capacidad narrativa, 
Ang Lee es un director capaz de cambiar de género como un camaleón y ser exitoso en el intento. Desde las artes marciales, el humor, la mitología, el western , el drama y hasta el cómic en películas memorables como ‘Pushing Hands’ , ‘The Wedding Banquet’ , ‘Eat, drink, Man, Woman’- Sense and Sensibility hasta ‘Hulk’ sus películas son un abanico de valiosas rarezas. 




‘Brokeback Mountain’, es otra de las peculiares joyas de este talentoso director asiático, que ha logrado imponer su cine a ambos lados del pacífico. 
Como en otros anteriores, el tema fundamental son las relaciones, el amor y las trabas sociales que lo impiden. Este creativo busca indagar en la condición humana, en las emociones que nos conforman, las pasiones que nos marcan y los secretos que nos acosan. 




Presenta una realización soberbia, una fotografía exquisita que sabe usar el contexto como reforzador de la historia, al punto que los paisajes de la montaña Brokeback, hermosa pero inhóspita, son una extensión de la pasión de sus protagonistas. 
La trama parece simple pero no lo es: dos hombres jóvenes vaqueros deben marcharse a trabajar juntos a la montaña para cuidar unas ovejas. Ellos parecen estar seguros del lugar que les corresponde en Signal (Wyoming): conseguir un trabajo estable, casarse y formar una familia, sin embargo entre ambos surgirá una relación íntima que derivará en un amor puro e incontenible. 




Con un ritmo magistral, una lentitud deliberada, aprovechando el clima y los paisajes, el director logra plasmar con transparencia y absoluta intensidad el amor que surge entre dos seres del mismo sexo. 
La historia se encuadra dentro de una sociedad cerrada y machista característica del sur de EEUU y en los años sesenta, donde la apertura hacia las relaciones entre un mismo sexo apenas comenzaba. En un estado de vaqueros la homosexualidad era, y lo sigue siendo, inaceptable. Ennis Del Mar (Heath Ledger) y Jack Twist (Jake Gyllenhaal) viven la tragedia universal del amor encontrado pero imposible. 
Ambos siguen sus caminos, casándose y teniendo una vida ‘normal’ hasta que un nuevo encuentro, sellará el pacto de sucesivos escapes a Brokeback Mountain, que serán los momentos más felices de sus vidas. 
El film no intenta ser un panfleto, ni reflejar la llamada cultura gay. El director tiene la maestría de hacer prevalecer el amor indistintamente del género sexual convirtiéndose en una alegoría de cómo la moral imperante castra cualquier intento de diferencia. 
Una historia de amor hermosa, que conmueve por las espectaculares actuaciones de sus protagonistas. Definitivamente esta película es excelente tanto por su estética como por el tema tratado. Con altura aborda una temática controversial y conlleva un mensaje de amor universal que trasciende cualquier cultura o canon moral. 




Creo que es una de las primeras historias de amor, protagonizada por hombres, que conmueve a todo tipo de público, demostrando que el género sexual es un detalle cuando hablamos de verdadero amor. Si bien algunas críticas consideran que la historia sólo trasciende por tratarse de una relación homosexual en un ambiente homofóbico, considero que el film es valioso por la historia de amor que relata y por la denuncia acerca de la hipocresía e ignorancia de la sociedad en que vivimos donde las relaciones entre personas de un mismo sexo siguen siendo juzgadas desde una óptica de intolerancia y exclusión.

TRAILER:



BANDA SONORA:

El principal responsable de la banda sonora es el argentino Gustavo Santaolalla con la colaboración del exitoso productor y guitarrista, de la banda The Carpenters, Tony Peluso. A sus obras anteriores pertenecen la banda sonora de Amores Perros y Diarios de motocicleta. Para la música de Brokeback Mountain se usaron tanto piezas instrumentales nuevas como canciones conocidas de músicos de Folk y Country, en parte con nuevas versiones. Entre los artistas participantes se cuentan Willie Nelson, Rufus Wainwright, Linda Ronstadt o Emmylou Harris. El título „A Love That Will Never Grow Old“, galardonado con un Golden Globe, fue compuesto por Santaolalla y Bernie Taupin y lo canta Emmylou Harris. La banda sonora ganó el Óscar en el 2005.




No hay comentarios:

Publicar un comentario