lunes, 1 de septiembre de 2014

V FOR VENDETTA: ROTUNDO NO AL TOTALITARISMO




Basada en el cómic de Alan Moore, considerado uno de los más impactantes de los 80s, aparece V de Venganza , ambientada en un futuro próximo cuando Inglaterra se ha convertido en un estado fascista y totalitario. La película narra la historia de Evey (Natalie Portman), una joven de la clase baja que es rescatada antes de ser violada, por un misterioso enmascarado conocido como V. Se trata de un hombre verdaderamente complejo, instruido y educado, extravagante, tierno e intelectual, que dedica su vida a liberar a los ciudadanos de las garras de aquellos que les someten mediante el terror. Pero al mismo tiempo es amargo, solitario y violento, y está obsesionado por la venganza personal y con llevar a cabo una revolución que haga despertar al pueblo de su letargo y levantarse contra el autoritarismo. Sin embargo, este personaje romántico y libertario, no duda en utilizar la misma arma de su enemigo: la violencia. Surge la pregunta ¿Está justificada la violencia dependiendo de los fines? ¿Hay excusas válidas para matar? Notemos que el plan final de V es consumar su venganza volando el parlamento británico presentándonos la violencia como la única salida frente al totalitarismo. Envuelta en un manto de inconformismo social, la película nos presenta demasiada información pseudo-intelectual y personajes unidimensionales. La temática de fondo es pretenciosa, especialmente considerando los tiempos que vivimos, con el resurgimiento de movimientos totalitarios, populistas militaristas, nacionalistas extremos, fanatismos religiosos, por lo que no se logra una profundización en el tema. Sin embargo, es un film valiente, provocador , que si bien no indaga más allá de la superficie, genera reacción en el espectador, llevándolo a reflexionar sobre el tema de las libertades individuales frente a un resurgimiento mundial de fascismos basados en distintas ideologías, pero injustificables cualquiera sea su origen de pensamiento. La realización es exquisita y como siempre la fotografía toma un rol fundamental, con excelentes ambientes densos, unos contrastes marcados y un inteligente uso del color que apoya el desarrollo de la trama. Si bien es impresionante visualmente, su sentido narrativo es algo irregular, con un guión meramente funcional, que la convierte en un film políticamente comercial dada la importancia del tema. Los hermanos Wachoski ( Matrix ) conforman una dupla creativa definitivamente excéntrica en todos sus aspectos pero sumamente prolífica que está dejando huella en el séptimo arte con su estilo visual particular.

ALGUNOS DATOS INTERESANTES TOMADOS DE LA WEB:

  V for Vendetta utiliza como inspiración histórica para el personaje V, la conspiración de la pólvora, en la que un grupo de trece católicos ingleses intentaron poner fin a las persecuciones religiosas del rey Jacobo I destruyendo el Parlamento del Reino Unido y creando así una situación de caos y desorden que llevase a la instauración de un régimen partidario del catolicismo. La noche del 4 de noviembre de 1605, uno de los conspiradores, Guy Fawkes, fue capturado en las cámaras situadas debajo del Parlamento con 36 barriles de pólvora y durante la tortura confesó todo el plan. Desde entonces, todos los 5 de noviembre se rememora en Inglaterra el fracaso de la conspiración.6 La película inserta algunos paralelismos con la novela El conde de Montecristo, del escritor francés Alejandro Dumas, mediante comparaciones entre el protagonista de ésta, Edmond Dantès, y V: ambos personajes escapan de un encierro injusto y traumático en la cárcel, preparando durante décadas y bajo una nueva identidad su venganza hacia sus opresores.25 26 Muchos críticos y comentaristas han notado también ciertos elementos comunes entre la historia y la obra de Gastón Leroux, El fantasma de la ópera. Tanto V como el fantasma usan máscaras para esconder sus rostros desfigurados, se identifican con rosas, controlan a otras personas a través del poder de su imaginación, poseen pasados trágicos y están motivados por el deseo de venganza. La relación de V con Evey también crea un paralelo con muchos factores románticos de El fantasma de la ópera, en donde el fantasma enmascarado lleva a Christine Daaé a su guarida subterránea para reeducarla.27 28 29 Siendo una película que se centra en la lucha entre la libertad y el estado, V for Vendetta toma elementos visuales de diversos íconos de regímenes totalitarios, tanto reales como ficticios. Estos incluyen elementos del nazismo y de la novela de George Orwell 1984.6 30 14 Por ejemplo, el líder Adam Sutler (quien evoca al nombre del dictador alemán Adolf Hitler)30 se hace presente mediante pantallas de vídeo gigantes y pósters en los hogares londinenses, como figura alegórica al Gran Hermano, personaje de la novela 1984. En referencia a dicha novela, la frase "Fuerza a través de la unidad. Unidad a través de la fe" se estampa en todos los rincones de Londres, de manera similar a "La guerra es la paz. La libertad es esclavitud. La ignorancia es la fuerza".31 El personaje de Valerie fue enviado a un centro de detención por ser lesbiana y allí le fueron practicados experimentos médicos, de manera similar al trato recibido por los homosexuales durante el Holocausto Nazi en Alemania.28 El partido Fuego Nórdico reemplazó la Cruz de San Jorge por la Cruz de Lorena como su símbolo nacional nórdico. El mismo fue utilizado por las fuerzas "Francia Libre" durante la Segunda Guerra Mundial como símbolo del patriotismo francés como respuesta a la esvástica nazi. Los medios de comunicación se presentan en la película como entes serviles al manejo propagandístico del gobierno, una característica general de los regímenes totalitarios.
Con la intención de modernizar la película, los realizadores añadieron referencias que consideraron importantes para la audiencia del año 2006. De acuerdo con el periódico Los Angeles Times, «los paralelismos con la vida real se dibujan en la vigilancia del gobierno, la tortura, el alarmismo y la manipulación de los medios de comunicación, por no mencionar la corrupción empresarial y la hipocresía religiosa. No se puede culpar a los realizadores por divertirse referenciando los eventos actuales». Existen también referencias a una epidemia de gripe aviaria y al uso dominante de la identificación biométrica, las redes de espionaje y el análisis del gobierno. 
El equipo de diseño, al mando de Owen Paterson, usó en la película una paleta cromática de grises para evocar el cierto aspecto lúgubre y pesado del clima totalitarista del futuro Londres.
Alan Moore, autor del cómic en que se basa el film, quedó muy descontento de la adaptación a causa de los cambios que los Whachosky habían hecho en su guión. Su enfado fue tal que incluso rechazó la parte de los beneficios que le correspondía. 

TRAILER:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario