martes, 9 de septiembre de 2014

REPASANDO EL CINE DE JIM JARMUSCH: DEAD MAN (1995) - Fernanda Bargach-Mitre



RESEÑA:

Dirigida y escrita por Jim Jarmusch, realizador norteamericano independiente por excelencia, este western en blanco y negro posee una belleza visual impactante, sus contrastados escenarios, y la exquisita fotografía a cargo de Robby Müller junto al tinte surrealista de la historia, generan un film filosófico y espiritual. Poseedora de un encanto particular, se trata de una cinta lenta pero que atrapa en su cadencia narrativa. Esta sexta entrega del talentoso director, posee un tinte fatalista, de inevitabilidad del destino que se acentúa en la ausencia de color. Posee elementos del western como personajes entre el bien y el mal, desaliñados y toscos en ambiente áridos, y de extrema errancia combinado con una propuesta existencialista y lírica. Dead man es la historia del viaje de un ser, William Blake, tanto físico como espiritual, que después de matar a un hombre en defensa propia, tiene que embarcarse en escapar porque su cabeza tiene un alto precio, en su camino entablará amistad con un indio llamado Nobody ( Nadie), quien confunde al fugitivo con un poeta ya fallecido, y será quien lo ayude a encontrar la profundidad de su alma. Estamos frente a una obra de arte evocadora, con una actuación impresionante de Johnny Depp, quizás la mejor de su carrera y una dirección impecable por parte del interesante director.



SOBRE JIM JARMUSCH:

Jim Jarmusch es un realizador que ha sabido imponer, cinta tras cinta, un estilo narrativo distinto, que se aleja de las formulas conocidas e invita al espectador a realizar viajes en un presente constante que pocas veces da respiro. Sin recurrir al típico formato de inicio, nudo y final, este director nos ofrece conflictos que se disparan a lo largo del metraje, sorprendiéndonos, al atraernos a remontar vuelo junto a sus personajes peculiares, reflejo de una sociedad en plena crisis de identidad. Seres sin afecto, con vidas vacías son retratados magistralmente dentro del contexto hedonista y egocéntrico que los rodea. Así lo demostró en su primera película, alabada por la crítica pero poco comercial: "Permanent Vacation" (1982) y en sus siguientes films como Ghost Dog, Broken Flowers, "Coffee and Cigarettes" por solo  citar algunos.



Este director, surgió de la misma explosión que alimentó los films contemporáneos de Spike Lee en el East Village de la Universidad de Nueva York. Con su segundo film "Stranger than paradise" sorprendió a la critica y la audiencia con su tono fresco y cómico, ganando la Palma de Oro en Cannes y el premio al mejor film concedido por la Sociedad Nacional de Críticos de Cine (USA). Un film hecho de los más exquisitos planos-secuencia (escenas de una sola toma) que se recuerden, sin duda un propuesta arriesgada que demostró el carácter innovador de su director. De hecho el carácter discontinuo de su relato impresiona: una película dividida en tres partes separadas por el rótulo del título señalado. Cada capítulo, a su vez, se compone de planos secuencia, con una duración que fluctúa entre unos pocos segundos y varios minutos, separados entre sí por cuadros en negro. El filme se conforma como la suma de 67 planos secuencia, todos ellos planos generales y casi todos filmados desde cámara fija. Una propuesta que lo marcó como un ícono del cine independiente norteamericano.








TRAILER:








SOUNDTRACK :

Neil Young grabó el soundtrack improvisando, mayormente con su guitarra eléctrica, con alguna guitarra acústica, piano y teclado, mientras miraba la recién editada película, solo en un estudio de grabación.





ALGUNOS DATOS:


-¨En esta película existen dos planos que se unen en la historia: la del contador llamado William Blake y la de William Blake, poeta del siglo XVIII, específicamente con un libro que escribió: The Marriage of Heaven and Hell (El Matrimonio del Cielo y el Infierno). En este libro, el héroe o hablante lírico también viaja al Infierno, al igual que en la película el protagonista viaja a la tierras salvajes sin ley. Además, en la primera escena el mecánico del tren le pregunta a William por qué ha venido: “Aquí, en el Infierno”, repite. A lo largo la película existen varias referencias a poemas y obras de William Blake, pero esto se torna significativo cuando el protagonista cruza la última frontera de la civilización, hacia lo salvaje y desconocido. Allí, en el Infierno, se multiplican los diálogos que citan versos de la obra The Marriage of Heaven and Hell, específicamente de un poema llamado Proverbs of Hell (Proverbios del Infierno), que efectivamente es una recolección de los proverbios folclóricos del Infierno.¨





-¨El personaje que prefiere llamarse Nadie es la figura del indígena americano de esta película. La historia del personaje nos muestra una visión más moderna de lo que sucedió y sucede con los nativos del continente. Secuestrado por los ingleses a muy temprana edad, empezó siendo desfilado por las ciudades como un animal de circo. Buscando que los señores ingleses perdieran su interés por este joven salvaje, empezó a aprender el idioma inglés y la cultura occidental por sí solo, pero el interés sólo aumentó y sus amos decidieron meterlo a la escuela, donde aprendió de William Blake, poeta y pintor del siglo XVIII. Ya a mayor edad, planificó su viaje y se escapó de Inglaterra para volver a la tierra de su pueblo, a América. Al llegar de vuelta a su tierra y contar las historias por las que había pasado, su pueblo no le creyó y lo llamaron mentiroso. Lo nombraron Xebeche, que significa ‘el que habla fuerte, sin decir nada’. De esta manera, siendo rechazados por los dos lados del mundo, tanto el occidental como el indígena, queda condenado a vagar solo por el mundo. Se hace llamar Nadie por eso mismo, por que él funcionalmente ya no puede existir en ninguno de los mundos posibles. Esto se refleja en la posición del indígena hoy en día, que ya no puede ser completamente indígena en el mundo moderno, pero tampoco podrá formar parte del mundo blanco occidental. Por lo que quedan deambulando entremedio, en un no-ser, como Nadie.¨




No hay comentarios:

Publicar un comentario