lunes, 29 de septiembre de 2014

LA DOBLE VIDA DE VERÓNICA: ARQUETIPO DEL DOBLE SEGÚN KIESLOWSKI - Fernanda Bargach-Mitre





Hablar del cine de Krzysztof Kieslowski en poco espacio no es fácil, este creativo del séptimo arte se convirtió en un emblema de fama mundial gracias a una obra magnífica y enriquecida de matices y extraños sentimientos frente a los cuales se encienden las ganas de filosofar acerca de la existencia. 

Este film es para aquellos que aman el cine intimista, que ofrece planteamientos abiertos, perspectivas subjetivas y provocadores interrogantes.



Entrelaza la vida de dos mujeres idénticas físicamente, huérfanas de madre, amantes de la música, solitarias, pero de personalidades contrapuestas y cada una en un país distinto: Veronika en Polonia y Véronique en Francia. Se trata si se quiere, del mito del doppelgânger, según el cual todo ser vivo, tiene, en alguna parte, un doble de sí mismo, de apariencia idéntica y personalidad opuesta. 

Dicen que cruzarse con el doble presagia la muerte de alguno de ellos. El arquetipo del doble se abarca de manera fascinante, nos pone cara a cara con la ambivalencia de existir y la identidad pasa al primer plano de la reflexión. 



En la Doble Vida de Verónica, dos cuerpos exactos viven en lugares distintos pero se hallan unidos por una misma esencia vital. 

Mediante su magnífica y simbólica narrativa visual, las palabras son totalmente innecesarias. A través e planos y expresiones intenta ahondar en las más ocultas profundidades de los sentimientos humanos, de sus miedos , anhelos, sueños



La película es impactante en base a un manejo exquisito del color. Kieslowki relacionaba el color con sentimientos humanos y lo utilizaba como recurso narrativo en todos sus trabajos. Estamos ante una cinta misteriosa, que para algunos será una serie de hermosas escenas sin coherencia y para otros se convertirá en un viaje entre colores, simbolismo y belleza difícil de olvidar y que explora las relaciones entre sexualidad, música y feminidad.





Cuenta con la participación de la actriz Irène Jacob, y con la música de Zbigniew Preisner. Fue la primera película de Kieslowski producida parcialmente fuera de Polonia.


TRAILER:



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario