lunes, 1 de septiembre de 2014

DISCURSO DE CHAPLIN EN EL GRAN DICTADOR Y ALGUNAS ANECDOTAS - Fernanda Bargach-Mitre





El gran dictador (The Great Dictator) es una película estadounidense de 1940 escrita, dirigida y protagonizada por el genial Charles Chaplin. Esta sátira del fascismo, el totalitarismo ideológico, y la opresión causo gran revuelo en el mundo, inclusive antes de su estreno. 
Chaplin anuncia  que realizará un film sobre Hitler antes del comienzo de la guerra, en octubre de 1938, los británicos preocupados por no ofender al Führer dijeron que prohibirían la película. A Chaplin le dijeron “tu película va enfurecer a Hitler” y Charlie respondió: "me da igual si está furioso porque no puede ser peor de lo que es”.

 ¨Chaplin realiza en su primer largometraje sonoro una sátira agria de Hitler. La Segunda Guerra Mundial comienza el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia, y el rodaje comienza tan sólo ocho días después, el 9 de septiembre, en un gran hermetismo por las presiones que estaba recibiendo Chaplin para no filmar la película, por parte de la embajada alemana y de su productora United Artists, que había recibido amenazas de boicot. La política estadounidense era neutral en ese entonces y se "desalentaban" producciones antihitlerianas. Pese a esto y a que las críticas de la prensa fueron negativas en particular con su discurso final, fue la película de Chaplin que mayor recaudación consiguió. Por esta película y por sus ideas, Chaplin sería perseguido por el Comité de Actividades Antiestadounidenses, teniendo que exiliarse de Estados Unidos.¨

Esta cinta fue el primer filme sonoro, con diálogos, de Chaplin. Cuando la película comenzó a producirse en 1937, casi nadie pensaba que el nazismo fuera una amenaza. Lo mismo pasó cuando se estrenó en 1940. Sin embargo, esta película reflejaba lo que ya estaba pasando o iba a pasar, convirtiéndose en la primera película de la sátira anti-nazi. 

En su autobiografía, publicada en 1964, Chaplin dijo que si hubiese sido consciente del horror que supondría la Segunda Guerra Mundial y la crueldad con la que los nazis aplicaron sus brutales teorías racistas, no habría realizado la película. Cito, ¨no habría podido burlarme de la demencia homicida de los nazis. No obstante, estaba decidido a ridiculizar su absurda mística en relación con una raza de sangre pura".

La película no se estrenaría en Alemania hasta 1958. En España, la película fue prohibida hasta que el dictador Francisco Franco murió en 1975.

Al final de la película, Chaplin sorprende con un manifiesto tremendamente emotivo donde expone el horror de la guerra  y sus ideas sobre la convivencia humana y la democracia. Este discurso ha  pasado como joya a la historia del cine, merecidamente por su veraz y sentida intensidad dramática y potente crítica social.

DISCURSO:


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario