domingo, 31 de agosto de 2014

PELÍCULA POLLOCK ( 2000 ) : GENIO Y DEMONIO - Fernanda Bargach-Mitre





El reconocido actor Ed Harris se estrenó como director y productor, en Pollock, una película intensa, con actuaciones sólidas, que nos relata 15 años en la vida de este torturado artista, hasta su trágica muerte con aroma a suicidio, en 1956. Diez años le llevó a Harris parir este proyecto, que comenzó a obsesionarlo desde que leyera una biografía sobre el pintor. De allí en más, se dedicó a investigar sobre su vida, hasta que finalmente cayó en sus manos el libro ‘Jackson Pollock: An American Saga’ (Premio Pulitzer 1991), en el cual se basó el guión del film y que marcó un punto concreto de partida. Pollock, se desliza entre el retrato de un gran artista y el retrato de un rabioso y violento hombre, que podía autodestruirse (de hecho lo hizo) y ser sumamente cruel con sus seres queridos. En este punto y como toda biografía llevada al cine, Harris se adentra en terreno peligroso y en su relato parece dejar de lado las causas del sufrimiento constante del pintor pero más que nada el lado carismático del mismo. El Jackson Pollock de Harris, es un ser sombrío, extremadamente tímido, inseguro, alcohólico, debatiéndose entre un reconocimiento que anhelaba y detestaba al mismo tiempo. Indudablemente Jackson Pollock, fue un revolucionario de su tiempo. Un vanguardista del Expresionismo Abstracto que dejó su huella en la historia del arte moderno. En esto, jugó un papel fundamental su esposa Lee Krasner, también pintora, excelentemente interpretada por Marcia Gay Harden, quien obtuvo el Oscar a la mejor actriz de reparto. Pollock fue el primer pintor abstracto norteamericano tomado en serio en Europa. Especialmente cuando en 1947 emergió su concepto de pintura en acción: no pintar imágenes sino acciones o lo que algunos llaman revelaciones de los estados inconscientes del artista. En vez de usar pinceles o brochas, fijaba el lienzo sobre el piso y usando palos y cuchillos, tomaba pintura directamente de la lata , empleado la técnica del goteo, a diferentes ritmos, olvidándose completamente de un motivo central, danzando en semi éxtasis alrededor de la tela, moviéndose con precisión, esparciendo color y forma hasta llenarlo todo. En las dinámicas escenas donde Pollock pinta, Ed Harris ofrece una representación integral, especialmente desde el punto de vista físico, ya sea que esté pintando con brocha, con dedos, directamente del tubo o con la técnica de goteo, el actor lo hace con naturalidad y soltura: la manera de torcer la cintura, de caminar semi danzando alrededor de la obra, el parecido físico entre ambos. Todos estos detalles conjugados, hacen de estas escenas un engranaje perfecto entre música, actuación e imagen. Ed Harris y Marcia Gay Harden, hacen una dupla impactante, en este film independiente, en el cual Harris invirtió su propio dinero y un esfuerzo de 10 años. Si bien, como cualquier autobiografía, puede ser criticada por dejar fuera esto o aquello, la película nos acerca al alma del artista, un espíritu creativo, como tantos otros de la historia, en el clásico contraste entre la adicción que lo destruía y el arte que lo reinventaba.

TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario