lunes, 5 de marzo de 2012

DRIVE: SUBLIME VELOCIDAD - Fernanda Bargach-Mitre




Dirigida por Nicolas Winding Refn, Drive, nos atrapa entre su rudeza y su dulzura. Estamos frente a un film indie que se convertirá en película de culto, por su excelsa realización, impecables actuaciones e interesante propuesta narrativa. Se suma su fotografía a cargo de Newton Thomas Sigel que hacen de cada plano una delicia visual y una acertada banda sonora , todos elementos que conjugados dan luz a un film que deja huella.


Abriendo con una escena de persecución de coches diferente a las habituales, el film arranca con fuerza. Los perfectos encuadres, los planos aéreos de esa ciudad , mezclados con otros planos cerrados hacen de este comienzo una promesa.
un reluciente ejercicio de género retro que en su nada disimulada nostalgia expresa la ansiedad de cierto cine contemporáneo por reafirmar su estilo mirando por el retrovisor” (Sergi Sánchez). La película en su aire de los 70, posee una estética perfecta, el ambiente de la mafia, los negocios sucios y las drogas y una historia de amor que se trasforma en una de las columnas que sostienen el argumento.



El dialogo es muy poco, de allí la importancia que toman los encuadres y la cinematografía, la banda sonora y evidentemente la expresividad cómplice y silente de los actores. Esto es posible por el personaje de Ryan Gosling, que otra vez demuestra su imparable talento con su estoicismo . Es inmutable en su presencia pero al mismo tiempo trasmite dulzura, un fuerte mundo emocional que se ve despierto gracias al personaje de Carey Mulligan, entre los cuales se construye una fábula de amor casi muda, que logra tomar una intensidad inolvidable. 


Las imágenes de persecuciones son espléndidas, el conductor Ryan Gosling que siempre esta en el automóvil haciendo todo tipo de trabajos que requiera de un conductor experto,de forma anónima y nunca dos veces para la misma persona, no parece debatirse en dilemas morales, mostrando un autocontrol impresionante.
Todo cambia cuando conoce a la chica, empieza a tener algo que perder y algo que cuidar y se entrega a esta tarea de manera tímida y osada a la vez.
Ignorada por los premios norteamericanos, Nicolas Winding Refn ganó como mejor director en el Festival de Cine de Cannes, Francia, en 2011, donde la película fue aclamada por la audiencia.



Drive ademas de ser una película de acción, logra combinarse con una historia de amor anticonvencional. El trabajo del director es impecable, manejando los hilos de las relaciones humanas, sublimes, donde cada mirada habla millones de palabras, donde cada gesto tiene un doble significado, una etérea y poética conexión entre dos seres muy distintos.

En suma, es un film que capta al espectador durante todo el metraje, en un ritmo pausado mezclado con momentos desenfrenados. Una cinta muy recomendable para los amantes de propuestas diferentes en el séptimo arte.
Imperdible!!!


TRAILER


No hay comentarios:

Publicar un comentario