viernes, 8 de julio de 2011

THE COMPANY MEN: ¿EL FINAL DEL SUEÑO AMERICANO? - Fernanda Bargach-Mitre



Esta ópera prima del director y guionista John Wells, es una interesante propuesta ante el debacle financiero estadounidense y la crisis económica, humanizándola través de varios personajes que nos trasmiten distintas historias y emociones , despertadas por un mismo hecho.
Bobby Walker (Ben Affleck), Phil Woodward (Chris Cooper), Gene McClary (Tommy Lee Jones) son tres ejecutivos, los dos últimos de muy alto rango mientras que Bobby está en pleno ascenso. Trabajan para la “compañía”, un enorme y lujoso edificio de oficinas, tienen impresionantes despachos, llevan vidas de clase alta, sin ningún tipo de complicaciones económicas.

Sin embargo la crisis financiera, el debacle de una economía ficticia, basada en inversiones, de inversiones que finalmente no tenían respaldo real afecta a la “compañía” y uno tras otro, los tres personajes pierden el trabajo. Así mismo podemos observar como miles y miles de trabajadores a quienes no vemos, justamente porque para los jefes de arriba son solo cifras, son recortados de las nominas de a 5000y 10.000 a la vez. Varias de las sub empresas son cerradas lo que acarrea más despidos. Esto lo decide una junta directiva cuyo jefe es James Salinger (Craig T Nelson), que solo piensa en salvar la mayoría de millones y empresas que pueda, que lo sigan haciendo rico y para quien la crisis fue un mero accidente a resolver. Un ser cínico,  sin conciencia social ninguna, salvaje capitalista, que logra salir ileso a cuesta de la desgracia ajena.

La película se centra en el personaje de Bobby (Affleck) quien en principio piensa que conseguirá otro trabajo enseguida dadas sus capacidades. Sus expectativas son altas, porque durante años ha sido un ejecutivo estrella y tiene un enorme ego. El personaje entra en negación, obviando recortar sus gastos lujosos como el club de Golf, aparatos electrónicos de ultima generación comprados a crédito, una hipoteca sobre la casa, etc Poco a poco se da cuenta de la verdad: hay miles como él, expertos y capaces en diferentes áreas con meses  desempleados. Todos se reúnen en un local donde les facilitan teléfono y una especialista en conseguir empleos y pasan sus días buscando, frustrándose, anhelando, riéndose de sí mismos.
Bobby desesperado toma un trabajo como obrero en la construcción de una casa, que le ofrece su cuñado, Jack Dolan (Kevin Costner) un trabajador de clase media baja, que aprecia el valor del trabajo, su mística y que se a esforzado desde siempre para vivir decentemente. 

La vuelta de Bobby al trabajo manual es dura, pero con el tiempo el muchacho recupera su humildad, recuerda el valor de ganarse el dinero, de luchar por su familia.
Paralelamente el personaje de , Gene McClary (Tommy Lee Jones), a quienes le cierran los astilleros en los que trabajo toda su vida, después de un periodo depresivo en el que siente que ya no le queda más camino, decide empezar de cero. Como ex ejecutivo tan importante posee los medios para reconstruir su sueño de construir un astillero, con el animo de recobrar el entusiasmo que años de oficina y aire acondicionado le hicieron perder.
El personaje de Phil Woodward (Chris Cooper), cae en la total  devastación, se emborracha, no se atreve a decirle la verdad a su esposa, y llega a una determinación definitiva y sin retorno.


La película tiene un guión sólido, está bien narrada, aunque se hace un poco lenta en el medio, y tiene un mensaje importante que rescata el valor del trabajo, de afrontar con valentía los reveses y darnos cuentas que quizás son estos los que sacan de nosotros nuestras mejores cualidades. En esta historia dos de los personajes centrales recuperan su alegría de crear, de producir, de  valorar lo simple, lo sencillo. Otro, se hunde en un hueco negro.
Es interesante, la humanización de una crisis que se maneja en cifras de desempleados, y poder ver de cerca casos con tintes reales, lo que nunca figura en las estadísticas.
Esta cinta nos deja el sabor de recuperar los valores fundamentales de la vida, lo que realmente importa,  que va mucho más allá del status o el dinero. Es retomar la esencia , el sabor de vivir a plenitud , de tener valores y valor de hacer frente a la adversidad. 
Es un mensaje de que el sueño americano facilista ya no existe, ahora hay que ganarse cada pedazo de sueño poco a poco.



FICHA TECNICA:
País: Estados Unidos
Año: 2011
Director y guionista: John Wells
Producción: John Wells. Paula Weinstein
Música: Aaron Zigman
Reparto: Ben Affleck, Chris Cooper, Kevin Costner, Tommy Lee Jones
Edición: Robert Frazen


domingo, 3 de julio de 2011

LIMITLESS: "REDONDITA, LINDA Y TRANSPARENTE" - FERNANDA BARGACH MITRE


¿Qué pasaría si un día un perdedor, en crisis existencial y creativa, prácticamente en la bancarrota, encuentra la manera de usar todas sus facultades mentales, y volar tan alto que se hace capaz de superar todos  sus obstáculos y convertirse en un tipo exitoso y feliz?
Tan solo tiene que tomar una pastilla "redondita, linda  y transparente" cuyos efectos secundarios se desconocen, para alcanzar el paraíso.
Tú, te la tomarías?
 El film abre mostrándonos a un escritor (un excelente Bradley Cooper) que tiene que entregar un libro pero se encuentra bloqueado sin poder empezar, se ha quedado sin dinero, se ha tirado al abandono físico, su novia lo ha dejado y se ha convertido en un perdedor dentro de los términos sociales y personales, ya que el personaje se siente miserable.
Un día le regalan una pastilla "redondita, linda  y transparente" y ante su vacío interno decide tomársela. De pronto todos sus sentidos se abren, es capaz de usar efectivamente todos sus recuerdos, de actuar acertadamente en cada situación, de abarcar nuevas áreas comprendiendo todo lo complejo de manera natural, eso sin contar con la alta en el nivel de energía física, el optimismo, y algo así como sentirse con alas y ventajas en un mundo en crisis, difícil y competitivo.


Basado en la novela The dark fields de Allan Glynn, Sin limites (Limitless) es un efectivo thriller de pseudo ciencia ficción dirigido por Neil Burger en lo que sería su cuarto film. Este director es bastante interesante, tiene en su haber películas como "Interview with the Assassin" (Entrevista con el asesino /2002) un pseudo documental que plantea la historia de un periodista que se cruza con un moribundo vecino que le pide que haga un documental sobre la "verdad": Lee Harvey Oswald no mató a Kennedy, él lo hizo y tiene las pruebas. Todo esta filmado desde el punto de vista del periodista quien sostiene la cámara y a quien no vemos mucho. Definitivamente fascinante opera prima, que el director también escribió. El film mas conocido de Burger es "The Illusionist" (El Ilusionista / 2006) que recibió muy buenas critica y éxito comercial. La cinta esta ambientada en Viena de 1900, donde el misterioso mago Eisenheim (Edward Norton) cautiva al publico con sus espectáculos de ilusionismo. El mago se enamora de una mujer prohibida u a partir de allí se desarrolla una historia de amor con un poco de suspenso, muy convincente.


En el mundo actual alcanzar el éxito y la completa realización es algo difícil, los caminos son entreverados y sinuosos   para llegar a las metas, y ni el esfuerzo ni la buena voluntad nos asegura el destino deseado. Limitlles es de alguna manera una critica al mundo contemporáneo, a las presiones capitalistas de alcanzar el triunfo "social", mostrándonos a un individuo que podría ser cualquiera de nosotros en malas circunstancias, angustiados por sobrevivir en la selva de cemento, anhelando la felicidad y el triunfo en lo que hacemos. El protagonista al consumir la pastillita , se convierte en ese sueño americano, casi común en todas las sociedades occidentales, del perfecto triunfador, de brillantes ojos, confianza en si mismo, y ninguna preocupación.


Sin embargo, todo tiene su precio, y el protagonista pronto descubrirá los efectos secundarios de la bella píldora y el complot a su alrededor. Además el personaje de su novia es la narrativa de la conciencia y de una importante pregunta ¿Dejamos de ser nosotros mismos cuando tomamos la pastilla o somos versiones mejoradas de nuestra naturaleza?
La película no ha sido muy bien recibida por la critica quienes la acusan de efectista, superficial y de flojo final. Tengo de diferir nuevamente de los expertos. Los efectos especiales existen, usarlos no es el punto sino como y cuando usarlos. En el film el uso de los mismos se justifica en la historia para mostrar la irrealidad que ve el protagonista a través de la sustancia que ingiere y de hecho causan gran impacto en la historia y en la fascinante estética que otorgan. Para simular la percepción que genera la droga se usaron planos a 360 grados, enfoques panorámicos, el Fractal zoom que permite captar diferentes escalas de imagen, entre otros cuantos efectos de chamarra y post producción.


El film Tiene un ritmo muy dinámico que resulta electrizante, es además  ingenioso y de excelente fotografía. Su defecto recae en que la trama es un poco caótica pero por momentos divertida y sin duda adrenalínica. Robert de  Niro hace un papel secundario convincente pero no sobresaliente.
Creo que han juzgado a esta cinta como mero entretenimiento con efectos especiales, cuando tiene una premisa y un cuestionamiento sobre la sociedad actual, de trasfondo en la trama, que le otorga sustancia llamándonos la atención sobre la ultra competividad y exigencias que nos impone poder sobrevivir en la realidad, insertándonos efectivamente en una rueda que cada vez gira mas rápido y donde no todos caben. 
¿Acaso no seria tentador tomarse una pastillita “redondita, hermosa y transparente” que te solucione la vida?
Excelente!!!!

FICHA TECNICA:
Dirección: Neil Burger.
País: USA
Año: 2011
Duración: 105 min.
Género: Acción y aventura.
Actores: Bradley Cooper (Eddie Morra), Robert De Niro (Carl Van Loon), Abbie Cornish (Lindy), Anna Friel (Melissa), Johnny Whitworth (Vernon), Andrew Howard (Gennady), Robert John Burke (Pierce), Darren Goldstein (Kevin), T.V. Carpio (Valerie).
Guión: Leslie Dixon; basado en la novela “The dark fields”, de Alan Glynn.
Producción: Leslie Dixon, Ryan Kavanaugh y Scott Kroopf.
Música: Paul Leonard-Morgan
Montaje: Tracy Adams, Naomi Geragthy