lunes, 2 de mayo de 2011

NO MATARÁS: ALEGATO CONTRA EL ASESINATO DE KIESLOWSKI


Krzysztof Kieślowski, este director maravilloso que nos duro poco, pero que nos dejó mucho y salto  del anonimato en  Polonia a ser reconocido ampliamente con su film  No Matarás, ( a short film about killing)  una cinta de apenas 85 minutos, que le mereció  el Premio del Jurado en la edición de 1988 de Cannes y el Premio al Mejor Film por la Academia del Cine Europeo. 

 
El Decálogo de Kieslowski, que está inspirado en una pintura del Museo Nacional de Varsovia que describe en diez pequeñas escenas los pecados contra cada uno de los mandamientos, se convirtió en una serie de cintas cortas, realizadas para la televisión polaca, tomando la religión para hablar del ser humano y sus contradicciones morales . Dos de estos episodios se convirtieron en películas cortas “No Matarás” y “No Amarás” (1988) escritas por el director junto a Krzysztof Piesewicz.


 
En lugar de las divagaciones y mensajes ambiguos de sus obras posteriores más conocidas comercialmente, en esta película el mensaje es claro como su título, el asesinato premeditado del hombre por el hombre no se justifica bajo ninguna circunstancia. Lo explicita en el hilo  narrativo, lo expone descarnadamente y no hay puntos medios en su postura. Sin embargo, hay mucha estrategia en como son presentados los personajes y sus actos, que llaman a la reflexión más profunda del tema de la muerte provocada.


 
En cortas frases hay tres personajes, un taxista lavando su auto. Jacek, un joven rural de mirada turbia y maliciosa,  que vaga por la ciudad. Piotr, un estudiante de derecho, que se prepara para hacer su último examen. Sus destinos se cruzan cuando Jacek coge un taxi para ir a los suburbios de la ciudad, donde asesina brutalmente al taxista golpeándolo con una piedra, y el abogado deberá defenderlo en la corte.


 
Jacek no es justificado, su acto es brutal e intencionado y así lo hace ver el director, pero también nos recuerda que hay muchos jacek en la sociedad que habitamos, que somos una sociedad que genera violencia. El taxista que será la víctima no es especialmente el ser más encantador del mundo, parece una elección de Kieślowski para que no empaticemos en exceso con la víctima.
 
El personaje del abogado representa la voz ética , idealista, pero que se verá enfrentado con una realidad muy distinta en su experiencia directa con la justicia  institucionalizada.


 
A la condena a muerte de Jacek, le siguen escenas terroríficas de lo que no es más que un asesinato premeditado más y con una   frialdad es espeluznante jacek es asesinado de manera legal por el estado.


¿Es valido responder a matar,  matando?  El director nos hace pensar que en la sociedad postmoderna hemos creado el monstruo de la agresividad  y en vez de solucionar el problema nos deshacemos de el…lo eliminamos….matamos porque alguien mato… una cadena infinita de muertes.
 
El criminal que mata es repulsivo, el estado que lo condena y lo asesina,  también.


 
¡No matarás!, dice Kieślowski en un perfecto guión al que no le falta ni le sobra nada. Con escenas visualmente impactantes, y un excelente hilo narrativo, he aquí su alegato contundente contra el asesinato calculado, de cualquier índole.
 
Una joya!!

FICHA TÉCNICA:


Dirección: Krzysztof Kieslowski.
País: Polonia.
Año: 1988.
Duración: 84 min.
Género: Drama.
Interpretación: Miroslaw Baka (Jacek), Krzysztof Globisz (Piotr), Jan Tesarz (Taxista), Zbigniew Zapaziewicz, Barbara Dziekan, Aleksander Bednarz, Jerzy Zass, Zdzislaw Tobiasz, Artur Barcis, Krystyna Janda.
Guión: Krzysztof Kieslowski y Piesiewicz Kieslowski.
Producción: Ryszard Chutkowski.
Música: Zbigniew Preisner.
Fotografía: Slavomir Idziar.
Montaje: Ewa Smal.
Diseño de producción: Halina Dobrowolska.
Vestuario: Hanna Cwiklo y Malgorzata Obloza.
 



RESUMEN DEL FILM 


Los que la vieron recordaran su crudeza y sinceridad, los que no lo hicieron deberían esperar a verla completa. Uds eligen.....



No hay comentarios:

Publicar un comentario