martes, 4 de enero de 2011

CRITICA DE “CARLOS”: EL RETRATO DE UN TERRORISTA - Fernanda Bargach-Mitre



Esta miniserie de tres partes, hecha para la televisión sobre la vida del terrorista Ilich Ramírez Sánchez, conocido como El Chacal, está dirigida por el solvente director y guionista francés Olivier Assayas, quien tiene en su haber films como  “Cold Water”  (1994),  “Irma Vep”(1996) y más recientes como “Clean” (2004) y “Boarding Gate” (2007), entre otras, para conformar una filmografía interesante. Cuando Assayas hace televisión, llama la atención de los críticos ya que es considerado como uno de los directores más completos de los últimos tiempos.

Carlos, protagonizada por un solvente Edgar Ramírez, no decepciona.  La miniserie cuenta la historia de Ilich Ramírez, un venezolano, terrorista, mercenario, que en nombre de su lucha contra el capitalismo, apoyado en la causa palestina, esparció su violencia en la década de 1970 y 1980, convirtiéndose un uno de los criminales más perseguidos a nivel mundial. Se trata de un personaje que despierta mucha polémica, para muchos es considerado un paladín contra el imperialismo que creía en la lucha armada como único medio efectivo, para otros , es un asesino a sangre fría, que justificaba su violencia con alegatos poco convincentes.




Hay bastante misterio en cuanto a la vida de este personaje, no se sabe a ciencia cierta en cuantos atentados estuvo involucrado, por eso el director aclara al principio  que si bien se han tomado hechos comprobados y se ha llevado a cabo una investigación profunda, la miniserie mezcla la ficción con la realidad.
Retratado como vanidoso, cruel, carismático, egocéntrico y sumamente mujeriego, se nos cuentan treinta años de la vida de este terrorista nómada. En un tono épico, empieza en 1973 cuando Ilich decide adoptar el nombre de Carlos y se alinea con el Frente Popular para la Liberación Palestina y se desarrolla su compleja relación con el líder Wadie Haddad quien le encargará varias misiones, a pesar de desconfiar un poco del carácter rebelde y caprichoso del venezolano.


Por un lado, Carlos es presentado como un militante convencido de sus actos, pero hay zonas grises, donde cabe la corrupción y sus intereses personales. Lo interesante de la miniserie es que no es moralista, no hace falta serlo, los hechos hablan por sí solos, se trata de un asesino con razones ideológicas para matar, lo que sin duda no justifica sus acciones, pero al menos el director nos muestra sus aparentes creencias para convertirse en terrorista en lo que es el retrato más completo hasta la fecha sobre este personaje de temer.

La actuación del venezolano Edgar Ramírez merece un párrafo aparte. Su versión de Carlos es absolutamente convincente y resulta destacable el hecho que el actor habla por momentos en tres idiomas en una misma escena, dirígiéndose a su grupo de secuaces, habla en árabe, español y francés y en otras ocasiones en inglés, haciendo un paso de una lengua a otra con una naturalidad maravillosa. Este actor debutó en el cine con la película venezolana “Punto y Raya” (2005)un drama fronterizo, con buenos toques de humor negro en el que Edgar da vida a un colombiano alistado en el ejercito, con una sinceridad y frescura inolvidable. Pudo saltar al cine norteamericano en papeles secundarios  en “Domino” (2006) nada más y nada menos que dirigido por el taquillero Tony Scott. Al año siguiente tuvo un rol en El Ultimátum de Bourne bajo la batuta de Paul Greengrass. En el 2008 actuó en “El punto de Mira”, una película bastante interesante. Su primer protagónico  en “Carlos”  lo ha colocado en la palestra con la nominación para los Globos de Oro como mejor actor de miniserie o película para televisión. Así mismo la miniserie ha sido nominada en el rubro de TV, merecidamente. La dirección de Olivier Assayas, es sobresaliente, sumado al  vestuario, las ambientaciones de época, los colores, recordemos que la serie abarca tres décadas. Finalmente el ritmo es mantenido aunque sobre el capítulo final decae un poco. 

Esta entrega nos deja pensando sobre quienes creen que hay razones válidas para matar, lo cual nos eriza la piel porque Ilich Ramírez es solo un eslabón en una cadena de extremistas que han existido a lo largo de la historia de la humanidad, matando con excusas ya sean ideológicas o religiosas. No importa de que bando sean o que ideales profesen  los que empuñan las armas en contra de sus semejantes. Ya sean los imperialistas como Estados Unidos o Gran Bretaña que con su política exterior han invadido países autónomos en defensa de la democracia, llevando sus soldados y su artillería ,o durante los setenta apoyaron dictaduras sangrientas en América latina o los gobiernos extremistas  que en función de la “revolución” toman a Ilich Ramírez como ejemplo., mientras pisotean la democracia y  los derechos ciudadanos, cito” Ilich Ramírez Sánchez es considerado un terrorista y mercenario por varios países como Francia, EE. UU. e Israel y un terrorista en la mayoría de los países occidentales. Sin embargo,en muchas organizaciones y estados árabes, se le considera un héroe de la causa palestina” 

Definitivamente muchas incógnitas rodean a este misterioso personaje.


FICHA TÉCNICA:
Dirección: Olivier Assayas
Guión: Dan Franck, Olivier Assayas
Fotografía:  Yorick Le Saux
Reparto: Edgar Ramírez. Alexandre Sceer, Nora von Waldstatten, Ahmad Kaabour, Christoph Bach.
País : Francia, Alemania
Idiomas: francés, alemán, ingles , español, árabe

TRAILER


No hay comentarios:

Publicar un comentario