sábado, 11 de septiembre de 2010

TAKEN: LA DUPLA MOREL - BESSON CREAN UN TREPIDANTE FILM PARA VOLVER A VER - Fernanda Bargach-Mitre

 

Taken (2008) es una película de acción trepidante, dirigida por el francés Pierre Morel quien tenñia en su haber la impactante District B13 ( 2004), un film innovador de acción callejera afincado en el “parkour”, escrito y producido por un grande del cine como Luc Besson. En esta segunda colaboración, Besson co-escribe el guión con Robert Mark Kamen y asume de nuevo el trabajo de productor. El resultado es una cinta poderosa, con un alto contenido de violencia al servicio de la historia, que se convierte en un bocadillo delicioso para aquellos que buscan adrenalina y sobresaltos en el cine. Besson como guionista parece experto en films de acción imparable, como es el caso de la dupla del El transportador, que ya va se convertirá en trilogía con una tercera entrega que se encuentra en post- producción y Taxi que ya lleva 4 secuelas. En Taken, se ratifica el talento como guionista de este multifacético creativo y la capacidad de Pierre Morel de plasmar con solvencia la trama, en un impecable trabajo de dirección.


En el año 2004, quedamos gratamente sorprendidos con District B13 que se sitúa en un futuro cercano, donde el crimen es incontrolable y las autoridades se ven obligadas a convertir en prisión el Distrito B13 de París, construyendo murallas alrededor de esa y otras zonas peligrosas. Pero entonces una de las pandillas del lugar logra obtener una bomba de neutrones, que explotará en pocas horas. Es cuando aparecen dos personajes aparentemente antagónicos: Damien quien pertenece a la élite de la policía, oficial de la unidad especial de intervenciones, experto en artes marciales y que domina la capacidad de la infiltración y Leito un héroe anónimo, totalmente rebelde, nada amigo de los policías pero que conoce como la palma de su mano el distrito y sus manejos. Ambos se verán obligados a trabajar juntos para rescatar a la hermana de Leito y desactivar la bomba. En un despliegue fantástico de acrobacia callejera y extraordinarias peleas y escenas de acción, la película no da respiro siendo verdaderamente vertiginosa. Vale destacar que el film no usa dobles en lo que se denomina el parkour una disciplina que consiste en desplazarse por el medio urbano o natural, superando los obstáculos que se presenten en el recorrido (vallas, muros, vacío...) de la forma más fluida y eficiente posible, y con las únicas posibilidades del cuerpo humano. Esta disciplina requiere una gran preparación física para realizar los distintos movimientos (saltos, pasavallas, escalada, etc.) que implica, pero además es necesario una mente decidida a superar los propios miedos, una gran concentración, y un espíritu fuerte.

 

En esta nueva colaboración de este dúo: Taken, Liam Neeson (Bryan), divorciado, ex agente del servicio secreto, se ha retirado de su profesión con el objetivo de estar más cerca de su hija Kim y recuperar los años perdidos. Sin lograr demasiados éxitos como padre, excesivamente sobreprotector todo dará un giro cuando su hija le pide permiso para viajar a París sola con una amiga. A regañadientes  el padre le otorga la autorización más para ganarse el cariño de su hija que por convencimiento de las ventajas del viaje para ella. Los miedos de nuestro protagonista se harán realidad cuando Kim es secuestrada en París por tratantes de blancas .Bryan acudirá sin dudarlo a su rescate contando con una infinidad de habilidades heredadas de su trabajo como espía que lo hacen un ser peligroso a lo cual se suma el dilema personal, no es un caso cualquiera, se trata de su hija y de un padre que tiene que jugar contra el reloj ya que cuenta con pocas horas antes de perder definitivamente el rastro de Kim. He aquí un interesante dilema moral, Bryan es capaz de hacer cualquier cosa con tal de salvar a su hija: matar, torturar, engañar…y si nos ponemos en sus zapatos ¿Quién no sería capaz casi de cualquier cosa por salvar a un hijo? Se trata de una situación límite, donde se confunden los bordes entre el bien y el mal ya que Bryan se ve obligado a usar la misma violencia de los captores para poder rescatar a su  primogénita.

 

En la primera parte de la cinta se nos presenta a un Bryan, desubicado en su nueva vida, algo patético en sus intentos por acercarse a Kim, un ser a la deriva y aparentemente perdedor. El secuestro, le da un giro a la cinta y al personaje central, que se siente nuevamente necesario para su familia. Poco a poco el triste padre se convierte en una maquina letal, que recorre París, repartiendo golpes y tiros a la manera de un agente imbatible. La cinta logra su objetivo de impactar con las escenas de acción, basadas en un guión simple y lineal que da cabida a un despliegue de frenesí. No hay puntos muertos, y desde el secuestro no tenemos mucho tiempo para pensar  en la verosimilitud del la trama ya que el film no da respiro hasta el final. Si bien la historia no aporta nada nuevo, la cinta logra atrapar, centrada casi completamente en el personaje de Neeson, quien compone a un duro y rústico agente con una solvencia que se agradece. El actor está perfecto en el papel y demuestra su rango actoral, capaz de enfrentar diversos retos.

Con un ritmo narrativo acertado, una dirección eficaz, el uso de cámaras rápidas más una edición acelerada pero pensada, el film remonta vuelo y no para, dejándonos pegados a la butaca, hasta el final. Sin duda no se trata de una obra de arte, estamos hablando de una película en extremo violenta de acción infatigable que solo será apreciada por los amantes del género.
En definitiva, una cinta muy recomendable para los que buscan acelerarse el pulso.

FICHA TÉCNICA DE TAKEN:
Dirección: Pierre Morel.
País:
Francia.
Año: 2008.
Duración: 93 min.
Género: Thriller, acción.
Interpretación: Liam Neeson (Bryan), Maggie Grace (Kim), Famke Janssen (Lenore), Xander Berkeley (Stuart), Leland Orser (Sam), Jon Gries (Casey), David Warshofsky (Bernie), Katie Cassidy (Amanda), Holly Valance (Sheerah), Nathan Rippy (Victor).
Guión: Luc Besson y Robert Mark Kamen.
Producción: Luc Besson.
Música: Nathaniel Mechaly.
Fotografía:
Michel Abramowicz.
Montaje: Frédéric Thoraval.
Diseño de producción: Hugues Tissandier.
Vestuario: Olivier Bériot.


ESCENA DE PURA ADRENALINA:





TRAILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario