lunes, 13 de septiembre de 2010

THE READER (2008) : ¿SOMOS CÓMPLICES DE LAS INJUSTICIAS? -Fernanda Bargach-Mitre




 A primera vista, The Reader (2008), habla en su sinopsis de la historia sobre una mujer, con un secreto, relacionada con la SS alemana, por lo cual es fácil pensar que se trata de otra trillada película sobre la segunda guerra. Para los que no son fanáticos del género histórico puede parecer aburrida y poco atractiva. Nada más alejado de la verdad, The Reader, presenta un acercamiento a la Alemania de la Post Guerra a través de una historia de amor y redención sumamente emotiva, engranada de manera tal que mantiene completamente nuestra atención alternado entre el pasado y el presente, en un acercamiento original y polémico al Holocausto, que deja bien claro que si bien hubo culpables directos, todo la humanidad fue responsable y cómplice por permitir que eso pasara y no decir o hacer algo al respecto. Sin duda, una cinta intensa que se nos queda grabada en la memoria.




Stephen Daldry es un experto en cautivar las emociones del espectador a través de su cine, como ya lo hiciera con la conmovedora Billy Elliot (2000) y The Hours (2003) siendo por ambas nominado al Oscar como mejor director, entre otros incontables reconocimientos. Desde su primer largo ha demostrado que lo suyo es buen cine y se ha ido superando así mismo en cada nueva entrega. The Reader, su último film, es sin duda el mejor que ha realizado hasta ahora, con una maravillosa dirección de actores, hermosa factura visual, interesante hilo narrativo pero por sobre toda las cosas una historia movilizadora que nos toca la fibra interior al tiempo que nos hace reevaluar nuestras convicciones.



  

Co-producida por Estados Unidos y Alemania, la película cuenta la historia de un adolescente de 15 años llamado Michael, que se siente enfermo en la calle y es ayudado por una mujer mucho mayor que él. Cuando el muchacho decide ir a agradecerle el gesto a la extraña, entre ambos, se desatará un romance apasionado y sumamente intenso. Es maravillosa la puesta visual de esta parte de la historia, con fotogramas cargados de emotivas escenas de amor que trascienden la pantalla como hermosas pinceladas hechas imágenes. Hannah, ama que Michael le lea, maravillosos clásicos como La Odisea y todas las tardes al salir del colegio el jovencito va a leerle a su amada para después hacerle el amor. Luego de unos meses, Hannah desaparece sin motivo o razón, pero la historia vivida entre ambos no terminará en este punto. Ocho años más tarde un Michael veinteañero, estudiante de derecho, asiste a un juicio contra los cómplices de la Alemania Nazi, y se lleva la sorpresa de que Hannah es una de las acusadas de haber dejado que 300 judíos murieran calcinados como ex guardiana de un campo de concentración.
  



Con una narración tipo rompecabezas, se entrelazan distintos periodos de la vida de Michael y su relación con Hannah. La película explora el sentimiento de culpa del pueblo alemán después del Holocausto, con las consecuencias que conlleva, humanizando a una asesina, víctima de su atribulada vida, y aunque no inocente, una persona. Este acercamiento que hacemos al principio con el personaje de Hannah nos genera mucha incomodidad cuando la vemos sentada en el banquillo de los acusados por un crimen tan horrible. Sin embargo, Hannah oculta un secreto que le da más vergüenza que la acusación por lo que admitirá llevarse toda la culpa como la instigadora del hecho. Michael, descubre la verdad pero sin embargo respetará el derecho de Hannah de tomar la decisión de no revelar un hecho que puede cambiar los años de sentencia.



La relación entre Michael y Hannah a través del tiempo ( la película abarca casi 50 años) develará sentimientos, como la fuerza del amor y el perdón y la búsqueda de redención. Ojo el film en ningún momento nos muestra a una Hannah incoherente ni arrepentida, ella aducía estar cumpliendo su deber de que los prisioneros no escaparan aunque se estuvieran friendo vivos, con una naturalidad escalofriante. He aquí una virtud de la cinta, narrar una historia sobre la post guerra desde otro punto de vista, sin duda muy original y movilizador.
     
Se trata de un historia difícil, que nos plantea un dilema moral, que nos hace pensar que la humanidad fue cómplice del Holocausto por no haber dicho o hecho nada para evitarlo como hoy en día somos todos cómplices de millones de atropellos siguiendo nuestra cómoda existencia, como si fuera la historia de otros la que todos estamos escribiendo. Por otra parte el film nos muestra que no hay malos tan malos ni buenos perfectos, en lo que sería un matiz de grises conformado por diferentes seres humanos y sus motivaciones.



La cinta está basada en el best seller 'El lector' de Bernhard Schlink y adaptada por David Hare para la pantalla grande en un resultado muy interesante, en el que destaca Kate Winslet como la intensa Hannah, en una interpretación llena de matices. Sin duda la actriz muestra lo mejor de sí misma en este rol tan rico. Ralfh Fiennes está muy correcto, y destaca el joven David Kross con una interpretación soberbia.

Una película cautivadora, llena de poesía que logra enganchar al espectador con un excelente manejo de la tensión narrativa.
SOMO COMPLICES 

FICHA TÉCNICA DE 'THE READER'

+ Dirección: Stephen Daldry
+
Guión
: David Hare; basado en la novela 'El lector' de Bernhard Schlink.
+ País: USA y Alemania
+ Año: 2008
+ Duración
: 124 min.
+ Interpretación
: Kate Winslet (Hanna Schmitz), Ralph Fiennes (Michael Berg adulto), David Kross (Michael Berg de joven), Lena Olin (Rose Mather/Ilana Mather), Bruno Ganz (profesor Rohl).
+ Producción: Anthony Minghella, Sydney Pollack, Donna Gigliotti y Redmond Morris.
+ Música: Nico Muhly.
+ Fotografía: Chris Menges y Roger Deakins.
+ Montaje: Claire Simpson.
+ Vestuario: Ann Roth.
+ Diseño de Producción: Brigitte Broch.






No hay comentarios:

Publicar un comentario