sábado, 11 de septiembre de 2010

MILK (2008) : EL INDOMABLE GUS VAN SANT , SEAN PENN Y UNA HISTORIA DE LUCHA - Fernanda Bargach-Mitre




Milk, película del polémico y versátil director Gus Van Sant, es sin duda una cinta digna de ser vista, no solo por su excelente realización y cuidados detalles sino por la trascendencia de su mensaje. Harvey Milk fue un idealista y perseverante defensor de los derechos civiles de la comunidad homosexual, que pagó con su propia vida, la osadía de su lucha y los logros obtenidos. Van Sant no solo nos relata un fragmento de la vida de Milk, sino que hace un retrato de una sociedad donde los visionarios parecen terminar cruelmente asesinados.

Gus Van Sant nos demuestra en este  film que sigue en forma con su ojo crítico y su particular estilo narrativo. Se trata de un director y guionista (a veces también editor y productor), que desde sus inicios causó polémica, tocando temas candentes, planteando diferentes acercamientos visuales, innovando con la cámara que usualmente acompaña y apoya la narrativa. Entre sus cintas más interesantes se encuentran: Drugstore Cowboy (1989), de la cual también fue guionista, galardonada en el Festival de Berlín, en Los Independet Spirit Awards, entre otros. Una cinta tipo western y 'road movie' que nos presenta el mundo de las drogas desde un punto de vista dramático y diferente. Con un Matt Dillon impresionante, el film es movilizador y retador a la vez. En 1991 realizó My Own Private Idaho, nuevamente como director y guionista, un película independiente, protagonizada por el desaparecido River Phoenix y Keanu Reeves, El personaje de Reeves se basa en el de Enrique V de Shakespeare. La película obtuvo varios galardones, incluyendo el de mejor actor en el Festival de Venecia de ese año, es uno de los clásicos de cine gay y una historia de amor y amistad desgarradora. En 1995 entregó To Die For, una comedia dramática con un toque fascinante de humor negro mezclado con crimen, con un excelente rol principal por el cual Nicole Kidman fue ampliamente premiada llegando a ganar un Globo de Oro. En 1997, hizo una película más accesible al público en general: Good Will Hunting, la historia de un genio (Matt Damon) proveniente de los suburbios que tiene serios problemas para abandonar sus afectos conocidos y desarrollar su talento. En 1998 se atrevió a hacer el remake de Psycho de Alfred Hitchcock. La película fue muy mal recibida por la crítica y quizás fue algo incomprendida ya que su director dijo estar haciendo un homenaje a Hitchcock por lo que está filmada cuadro por cuadro igual que la original, con los mismos movimientos de cámara y exacta edición, solo agregando los beneficios de la tecnología. Aunque está bien realizada se hace muy difícil superar u olvidar, la versión original. En el 2000 hizo un film hollywoodense pero consistente: Finding Forrester, con Sean Connery como un recluso novelista que es encontrado por un joven aspirante a escritor afroamericano que termina convirtiéndose en el pupilo del huraño señor.


        

        


Cuando pensábamos que Van Sant se había casado con la gran meca, nos trajo Gerry un canto al cine indie. Con una historia algo descabellada y un planteamiento de la narrativa visual totalmente innovador, este es un film cautivante y perturbador. Influenciado por Bela Tarr, usando larguísimos planos secuencias, tratando de llevar al cine a tiempo real, Gerry es por momentos exasperante pero sin duda inolvidable. En el 2003 estrenó otra película perturbadora Elephant, con el hecho implícito de que se trata de la tragedia de Columbine, Van Sant no identifica la escuela ni la ciudad donde se encuentra, haciendo un pseudo-documental que nos advierte que podría ser cualquier secundaria de los Estados Unidos, en cualquier momento, en cualquier lugar, haciendo de esa premisa la más movilizadora de la película. La cinta es estéticamente impactante, con largos planos secuencias, uso de desenfoques, gran angular, y otros efectos que incrementan la sensación de vacío existencial. Nuevamente Van Sant puso el ojo avizor sobre la sociedad que habita. En el 2005 siguió con el cine de culto con Last Days, que no es una reproducción exacta de lo que le pasó a Kurt Cobain en sus últimas horas de vida, si está inspirada en esos momentos en base a la imaginación del director de cómo podría haber sido las mismas. Tampoco fue muy bien recibida por la critica que la consideraba deprimente y repetitiva. En el 2007 sorprendió con Paranoid Park, un film que pasó sin pena ni gloria aunque es bastante bueno, tanto en su factura como en su temática, de hecho estuvo nominado para la palma de Oro en Cannes. Gus Van Sant es un creativo integral: director, guionista, editor, productor, fotógrafo, músico…un artista del séptimo arte, que ha sabido ser original a través de su carrera.

   

En Milk, su trabajo es minucioso, construyendo la historia a través de la narración del propio Milk en una grabadora, la película abre con la noticia del asesinato del alcalde de San Francisco, Harvey Milk en 1978 un año después de haber ganado. Mezclando imágenes de la época tipo documentales, se van reconstruyendo los últimos siete años de su vida, en los cuales pasó de ser un habitante común a convertirse en pilar de la comunidad gay, siendo el primero en ser elegido para una cargo público en la historia, convirtiéndose en un reconocido activista por los derechos civiles. Entre sus luchas se encuentra el rechazo a la proposición 6 que discriminaba a los maestros gays de ejercer su profesión.

Es un film comprometido con su mensaje, consonante con la filmografía de este director en su tono crítico aunque con una realización más convencional, sin duda, un biopic que logra el cometido de mostrar a las nuevas generaciones a un luchador incansable, de fuertes convicciones de igualdad para todos independientemente de nuestra orientación sexual. En la sociedad actual, tan polarizada Harvey Milk nos enseña que defender nuestros ideales es lo correcto, sin dejarnos vencer por la intolerancia y la discriminación. Vale destacar el excelente plantel de secundarios con excelentes actuaciones de James Franco, Josh Brolin , Diego Luna y Emile Hirsch. 

   

Con una increíble puesta en escena, fotografía maravillosa y ambientación fenomenal, todo parece estar en el lugar indicado. Destaca la magistral interpretación de Sean Penn, creíble, realista, sobrecogedora pero sobre todo apasionada. El actor deja el alma en Harvey Milk para convertirse en lo mejor del film. Se trata de una película política muy intensa, que pone el dedo en la llaga en una sociedad con un lado oscuro, que parece matar a los defensores de la igualdad y el cambio. Véase el caso de los hermanos Kennedy, Martin Luther King o Malcom X…por solo citar algunos. 

      

Aunque un poco menos inventiva en lo visual que otras películas de este director, Milk es maravillosa, logra ponernos la carne de gallina, atraparnos en su ritmo, movilizarnos, con el encanto de saber que se trata de una historia real que toma vida en el cine. Celebramos la vida y lucha de Harvey Milk, la interpretación de Penn y la valentía de Van Sant que en conjunto crean un film intenso e inolvidable.

Imperdible!


FICHA TÉCNICA DE 'MILK'

Milk+ Dirección: Gus Van Sant
+
Guión
: Dustin Lance Black.
+ País: USA.
+ Año: 2008
+ Duración
: 128 min.
+ Interpretación
: Sean Penn (Harvey Milk), James Franco (Scott Smith), Emile Hirsch (Cleve Jones), Josh Brolin (Dan White), Diego Luna (Jack Lira), Alison Pill (Anne Kronenberg), Victor Garber (alcalde Moscone), Denis O'Hare (John Briggs), Joseph Cross (Dick Pabich), Stephen Spinella (Rick Stokes).
+ Producción: Dan Jinks y Bruce Cohen.
+ Música: Danny Elfman.
+ Fotografía: Harris Savides.
+ Montaje: Elliot Graham.
+ Vestuario: Danny Glicker.
+ Diseño de Producción: Bill Groom.



No hay comentarios:

Publicar un comentario