sábado, 11 de septiembre de 2010

KILLSHOT: UN FILM QUE RESUCITA DEL OLVIDO - Fernanda Bargach - Mitre

 


 

John Madden, dirige este thriller de acción basado en una novela de Elmore Leonard, que fue filmada en el año 2005, pero no pasó las pruebas de los screenings, y sus realizadores se vieron obligados a filmar nuevas escenas y suprimir otras. A pesar de los arreglos todo indicaba que la película iría directo a DVD, pero por esas vueltas del destino, uno de sus protagonistas, Mickey Rourke, ganó tanta fama con The Wrestler, que los productores finalmente decidieron estrenarla este año en las salas de cine.

John Philip Madden, es un director de cine, teatro, televisión y radio proveniente de Reino Unido. Comenzó su carrera en el cine independiente británico pero  sus primeros trabajos relevantes los realizó para la televisión, dirigiendo Prime Suspect 4 y episodios sueltos de series como Sherlock Holmes o Inspector Morse. A mediados de los setenta se movilizó a Estados Unidos, donde dirigió obras teatrales por todo el país. Una década después volvió a la BBC para continuar su carrera en televisión hasta que en 1993 realizó su ópera prima  Ethan Frome (1993). Sin abandonar por completo la pequeña pantalla, continuó su carrera como director de cine con Golden Gate (1994), un drama protagonizado por un joven Matt Dillon. Sin embargo, fue su siguiente filme Su majestad Mrs. Brown (1997) el que le dio fama con el público. Siguiendo la línea de su anterior largometraje, al año siguiente estrenó Shakespeare in Love (1998), una comedia romántica de época que conquistó siete Oscar, incluido el de mejor película. Por este film tan premiado,  el director se hizo ampliamente conocido. Sin embargo su cine es irregular, incluyendo cintas irrelevantes. Véase el caso La mandolina del capitán Corelli (2001), que a pesar de contar con Nicolas Cage y Penélope Cruz en el staff, no pasó de ser un film aburrido y poco consistente que fue además un fracaso comercial para el director. Su siguiente trabajo fue el drama Proof (2005), una película bastante buena que narra la historia de una joven y enigmática mujer atrapada entre el pasado de su padre (genio matemático) y la sombra de su propio futuro, explorando los vínculos entre la genialidad y la locura, las tiernas relaciones entre padres e hijas y la naturaleza de la verdad y la familia. La cinta es algo lenta y podría haber profundizado más en los personajes, sin embargo, es un film que aborda un  tema interesante.







Killshot, después de pasar por una mala racha, al no tener éxito en los screenings, fue arreglada por su realizador y aún así no se pensaba un estreno en pantalla grande. El gran éxito cosechado por Mickey Rourke en The Wrestler, cambió la historia  de una cinta que ya estaba destinada solo al dvd. El film es protagonizado por un reparto muy sólido: Diane Lane, Thomas Jane, un sorprendente Joseph Gordon-Levitt y por supuesto la ficha gorda del gran Rourke, cuyo personaje lleva casi todo el peso del film.




La cinta narra la historia de de un matrimonio en pleno proceso de separación (Lane y Thomas) que  por causalidad se ven parte en un plan de extorsión llevado a cabo por un asesino a sueldo con un largo historial criminal y buscado por la mafia (Rourke) y por un joven killer psicópata ( Joseph Gordon-Levitt). La desesperada pareja se ve obligada a recurrir a un programa de protección de testigos del FBI, dándoles una nueva identidad y un nuevo hogar donde vivir. Sin embargo, sus perseguidores no descansarán hasta encontrarlos. Rourke, interpreta a un indio, asesino sin escrúpulos, apodado BlackBird, que al verse perseguido por la mafia para la que solía trabajar, vuelve a su ciudad natal, donde ocurre el infortunado incidente con el matrimonio Colson, que según su código de trabajo, debe eliminar porque le han visto el rostro y podrían identificarlo. A partir de aquí jugamos al gato y el ratón, enfrentados en una pelea sin cuartel.





Se trata de un thriller interesante, de poco metraje, que logra el cometido de entretener.El guión es un poco flojo, faltando profundizar en los personajes pero la cinta remonta debido al excelente plantel actoral. Mickey Rourke, que filmó esta cinta antes de la afamada The Wrestler, es sin duda, lo más interesante de la película, componiendo un personaje de mucha fuerza dándole presencia y consistencia a este inescrupuloso asesino. Vale destacar la maravillosa actuación del joven Joseph Gordon-Levitt, quien está muy convincente como sicópata asesino haciendo un muy buen pase del cine adolescente al cine adulto. Este actor empezó en la Tv y el cine a la edad de 6 años y tiene en su haber más de 20 películas.Completan una siempre correcta Diane Lane , Thomas Jane hace lo suyo a cabalidad al igual que Rosario Dawson en su corta aparición.

Estamos frente a un film con arquetipos del cine negro,que comienza a ser narrada por Rourke, el navajo asesino, quien revela solo de sí mismo algunas de sus convicciones.Es una pena que basándose en una novela tan fascinante, la cinta sea un resultado promedio, que realmente vale la pena solo por sus protagonistas.Madden parece estar siempre al borde de la genialidad pero sin llegar a alcanzarla y este es sin duda, el caso de Killshot.Sin embargo sigue siendo una opcción vigorizante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario