lunes, 13 de septiembre de 2010

JOYAS DE LOS NOVENTAS (5TA PARTE) -Fernanda Bargach-Mitre

En esta oportunidad he elegido de manera ecléctica los films  a reseñar, que solo coinciden en haber dejado huella en la cinematografía de la década de los noventa. Empezaré con "Dead Man" de Jim Jarmusch, film de 1995 que es una obra de arte en blanco y negro. En segundo lugar tomaré "Short Cuts" (1993) una genial creación de Robert Altman que maneja magistralmente historias entrecruzadas. Como tercero de la lista un film político y ácido: "Wag the Dog" (1997) de Barry Levinson, que jugando con la ficción  logra un apabullante paralelismo con la realidad. En cuarto puesto la inolvidable "The Fisher King" (1991) una historia muy humana y llena de dulce locura dirigida por Terry Gilliam. Por último, reseñaremos "Boyz n´the Hood" opera prima de John Singleton, que se ha convertido en un referente cultural de la vida en los suburbios de los jóvenes afroamericanos.
 

DEAD MAN (1995)

Dirigida  y escrita por Jim Jarmusch, realizador norteamericano independiente por excelencia, este western en blanco y negro posee una belleza visual impactante, sus contrastados escenarios, y la exquisita fotografía a cargo de Robby Müller junto al tinte surrealista de la historia, generan un film filosófico y espiritual. Poseedora de un encanto particular, se trata de una cinta lenta pero que atrapa en su cadencia narrativa. Esta sexta entrega del talentoso director, posee un tinte fatalista, de inevitabilidad del destino que se acentúa en la ausencia de color. Posee elementos del western como personajes entre el bien y el mal, desaliñados y toscos en ambiente áridos, y de extrema errancia combinado con una propuesta existencialista y lírica. Dead man es la historia del viaje de un ser, William Blake, tanto físico como espiritual, que después de matar a un hombre en defensa propia, tiene que embarcarse en escapar porque su cabeza tiene un alto precio, en su camino entablará amistad con un indio llamado Nobody ( Nadie), quien confunde al fugitivo con un poeta ya fallecido, y será quien lo ayude a encontrar la profundidad de su alma. Estamos frente a una obra de arte evocadora, con una actuación impresionante de Johnny Depp, quizás la mejor de su carrera y una dirección impecable por parte de Jarmusch.



SHORT CUTS (1993)

El fascinante director norteamericano, Robert Altman,  fallecido en el 2006 a los 81 años, dirige esta obra coral que maneja diversos  personajes, inspirado en una serie de historias cortas y un poema del maestro del cuento estadounidense Raymond Carver. Substituyendo las ambientaciones habituales de Carver por la ciudad de Los Ángeles, aborda las vidas de hombres y mujeres, que intentan amoldarse al mundo laboral y social: policías, maquilladoras, conductores, cantantes de jazz, artistas, esposas, médicos, especialistas en sexo por teléfono, comentaristas de televisión, camareras... se van cruzando por el camino en el entretejido de la historia donde la estructura narrativa permite que las múltiples historias paralelas se entrecrucen en un momento dado. Con un magnífico reparto, su original propuesta narrativa, marcaría pauta en films por venir como "Magnolia" o "Crash". Short Cuts es además, una inteligente critica a la sociedad moderna, a la grisácea cuidad de Los Angeles, a sus seres poblados de miserias, perdidas, fracasos y algunos aciertos en personajes que entre todos sus matices componen un solo mensaje trascendente plasmado en un guión de altura y una dirección eficaz. Un concierto de múltiples y pequeños fragmentos de vidas comunes y corrientes que conforman un todo fascinante.
 

WAG THE DOG (1997)

Dirigida por Barry Levinson, con un brillante guión de David Mamet, esta sátira política, mezcla de drama y comedia es sin duda de vista obligatoria para empaparse de los juegos de poder y de la manipulación de la información para beneficio de unos pocos, en una grandiosa crítica a la política y prensa de USA. Divertida, ingeniosa, de profundo calado y excelente elenco fue semiprofética, estrenada antes del escándalo Clinton Lewisnky, basa su argumento en los excesos sexuales del presidente, que ante el posible escándalo cerca de las elecciones contrata a Robert de Niro, especialista en resolver situaciones límites, que decide inventar una guerra ficticia para cubrir el revuelo y llevar al presidente a terminar dicha guerra de manera heroica. Para ello contrata  al genial Dustin Hoffman que hace las veces de un poderoso productor de Hollywood que orquestara los hilos para recrear la supuesta guerra, las imágenes del  supuesto conflicto bélico, las canciones, el merchandising y todo lo que haga falta. Aguda y cínica crítica al poder mediático, cuando este se ubica por sobre el político que tiene la virtud de ser tan despiadada como divertida, donde el  elemento del humor le da a un tema denso un clima mordaz y digerible. Una maravilla de la década, en la que destaca la excelente banda sonora a cargo de Mark Knopfler.
 

THE FISHER KING (1991)

Dirigida por el visionario Terry Gilliam, la historia nos introduce en la vida de dos hombres contrapuestos que vivirán profundas tragedias en sus vidas, el primero un locutor de radio interpretado soberbiamente por Jeff Bridges, egocéntrico, ambicioso cuya carrera en ascenso se ve truncada lo que lo lleva al abandono y la autodestrucción, cargando una culpa que pocos conocen. El segundo, Robin Williams, es dulce, enamorado, torpe, cuya tragedia es tan dolorosa que lo ha llevado a la locura. Estos hombres entablaran una relación transformadora para ambos, de la cual nosotros somos los silenciosos cómplices. Si bien no es la mejor película de Gilliam, o mejor dicho no es su típico cine, esta cinta reboza vida, en sus sinsabores y sus triunfos cuando entendemos que a veces el fracaso nos lleva al autodescubrimiento, a renacer de las cenizas, a reencontrarnos en nuestra esencia, esa que nos hace humanos.
Esta relación que establecen estos supuestamente opuestos seres, evoluciona progresivamente hasta alcanzar un grado mágico encantador, donde ambos actores se lucen, en un despliegue de talento. Vale destacar las maravillosas actrices secundarias: Mercedes Ruehl y Amanda Plummer cuyos roles terminan de completar la historia. Con una humanidad desbordante se compone esta película llena de fe y esperanza. Un canto a la amistad, el amor y a todos los aditamentos de la vida misma.


BOYZ N THE HOOD (1991)

Durísimo film que mezcla el drama y la incoherencia del racismo, debut como director y guionista de John Singleton que contaba con apenas 21 años, y fue nominado al Oscar como mejor director siendo el más joven en la historia compitiendo en esta categoría y el primer afroamericano en lograr esta nominación. Esta película refleja una denuncia social clara, a través de un  guión crudo y bien hilado, que acompañado de excelentes actuaciones, especialmente de Laurence Fishburne y el jovencito Cuba Gooding Jr., nos muestra lo duro que es criarse en los suburbios, especialmente en una comunidad negra de Los Angeles, ciudad donde cohabitan el crimen y el lujo. Un grupo de amigos tratan de salir adelante de la mejor manera posible, pero no es fácil mantenerse al margen de la violencia, las drogas y el crimen. En este peligroso mundo es donde están obligados a conocer la amistad y el amor, porque nadie les ha dado a elegir. Con excelente diálogos muy mordaces, el film atrapa de principio a fin, en una cinta realista que no solo basó su éxito en su calidad indudable sino porque fue muy importante en el momento histórico en que fue realizada, causando gran impacto en la sociedad norteamericana de principios de los 90 donde esta realidad era ignorada y magistralmente fue plasmada en el cine por este joven director que se ha caracterizado por su ojo critico ante la sociedad en que vive.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario