lunes, 13 de septiembre de 2010

JOYAS DE LOS NOVENTAS (4TA PARTE) - Fernanda Bargach-Mitre

 
En esta ocasión me he centrado en films que marcaron pauta en la cinematografía de la década de los 90, ya sea por sus planteamientos visuales, su temáticas diferentes o sus estilos narrativos de vanguardia. Hablando de guiones, empezaremos por "Pulp Fiction" de Quentin Tarantino, que entre muchas virtudes posee un guión inteligente y crítico. En segundo puesto  hablaremos de "The Big Lebowski" un film de un humor extremadamente original, de los fantásticos hermanos Coen. En tercer lugar tenemos a "American History X" una cinta muy dura sobre el neonazismo. En cuarto lugar un film fuerte y conmovedor "Leon" conocida como "El profesional" con el impresionante debut de Natalie Portman y para terminar "Drácula de Bram Stoker" un clásico del cine de vampiros dirigida por el genial Francis Ford Coppola.


PULP FICTION (1994)

La película está formada de tres historias cortas que Tarantino escribió cuando era joven; historias que se entremezclan conforme avanza el film. Por un lado tenemos a los matones Vincent Vega (John Travolta) y Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) que trabajan para un mafioso de nombre Marsellus Wallace (Ving Rhames). Vincent tendrá que cuidar a la novia de Marsellus, Mia (Uma Thurman), quien termina al borde de la muerte tras una sobredosis de heroína. Por otro lado, un boxeador llamado Butch Coolidge (Bruce Willis) pretende escapar de la ciudad tras no cumplir con el combate arreglado que había convenido con Wallace. Plagada de escenarios reconocibles en la cultura americana, comienza y termina en una cafetería típica de esa cultura, criticada con un humor inteligente. Así mismo se incluyen numerosas referencias a películas, personajes y cómics que venera el director, a lo largo de todo el metraje. Luego de dejar a todos sorprendidos con su poderosa ópera prima "Reservoirg Dogs", el realizador ratifica su talento en esta película delirante de acción, violencia y humor negro. Maravillosamente filmada, nuevamente sorprende en su estructura narrativa de vanguardia. Un definitivo homenaje a las historias inverosímiles y baratas de bolsillo y al cine negro clase B, entre muchas otras influencias cinematográficas. Posee una estructura episódica, que abarca los códigos entre mafiosos y una mezcla pop de la cultura imperante de los 90. Se trata de una joya del séptimo arte y sin duda una de las películas más emblemáticas de esa década. El film obtuvo el Oscar a mejor guión original en 1995, así como el BAFTA en la misma categoría y Tarantino ganó la Palma de Oro en Cannes como mejor director.
 

THE BIG LEBOWSKI (1998)

Una comedia delirante, magistralmente filmada, llena de personajes disparatados e intrigas surrealistas. Como siempre tiene el toque irónico de los hermanos Coen y un reparto fantástico entre los cuales encontramos a Jeff Bridges, John Goodman, John Turturo en una corta aparición inolvidable, Steve Buscemi y Philip Seymor Hoffman entre otros. Se trata de una sátira de la sociedad norteamericana que se narra a través del vago y marihuanero "The Dude Lebowski", que es confundido con el millonario del mismo apellido por un par de matones que le dan una paliza y  le orinan la alfombra, The Dude iniciara la búsqueda de El Gran Lebowski para que le compre una alfombra nueva. De su encuentro surgirá un trato por el que el gran Lebowski ofrece Dude una recompensa para que encuentre a su mujer, que lo llevará a vivir las más inverosímiles situaciones junto a sus amigos del bowling, tan vagos y locos como él. El film es tremendamente divertido y afronta con el uso del humor las incongruencias culturales de la sociedad que habitan los personajes. Un guión cuidadoso que sabe hilar un chiste tras otro de forma ingeniosa. Hay fragmentos memorables como las alucinaciones de The Dude cuando está inconciente o la escena del jugador de bowling Jesús Quintana (Turturo), con fondo de la canción Hotel California en versión de los Gipsy Kings: una delicia! El toque de los Coen se destila en cada fotograma. Si bien la cinta no lo hizo muy bien en la taquilla, se convirtió rápidamente en un film de culto con muchos seguidores. Hablar de esta película es referirse a cine bueno, una locura perfectamente engranada y otro ejemplo de otra de las mejores cintas de los 90.
 
 

AMERICAN HISTORY X (1998)

Dirigida por Tony Kaye, quien también hizo la fotografía excelente que acompaña esta singular historia sobre el neonazismo, la película nos introduce en la vida de los hermanos Vinyard,(Edward Norton y Edward Furlog) El hermano mayor es un joven skinhead de ideología neonazi que fue encarcelado por asesinar a unos negros que pretendían robar su camioneta, en un episodio verdaderamente violento que muestra el odio racial sin anestesia. Después de pasar varios años en prisión, el joven retorna a su barrio completamente reformado y con la intención de transformar a su hermano pequeño, Danny (Furlong), para quien Derek ha sido su modelo a seguir y que ya forma parte de la organización de skinheads que antes lideraba su hermano. Norton quita el aliento con su interpretación e incluso estuvo nominado al Oscar como mejor actor por este papel. El film compone una pieza demoledora que consigue un efecto perturbador en el espectador en base a un drama contundente y explícito. Quizás la cinta ha sido sobrevalorada por la audiencia, pero realmente más allá de no ser una obra maestra, la actuación de Norton hiela la sangre y logra que un mensaje mil veces tratado tome preponderancia a través de esta película. Con una narrativa efectista, la cinta logra trascender con sus flash backs en blanco y negro, y en general el trabajo de fotografía del propio Kayne, vale acotar director debutante con esta película. Así mismo, hay que destacar la actuación de Edward Furlog en este film que resulta difícil de olvidar y cuyos fotogramas nos atraviesan como dagas.
 
 

LEON (1994)

Dirigida y escrita por Luc Besson, la película cuenta la historia de la relación y aventuras que vivirán juntos un asesino y una púber. Jean Reno y Natalie Portman, protagonizan un thriller del "limpiador" que vive de liquidar gente de manera muy discreta hasta que su trabajo pasa, peligrosamente, a ser personal. Se trata de un film de culto, que si bien tiene fallas, posee así mismo virtudes que la hacen imprescindible de ver. La cinta engancha de principio a fin e involucra al espectador en la platónica relación entre Mathilda (Portman) y León (Reno) cuya historia inicia a partir que el padre de la niña de 12 años, contrabandista de drogas, hace negocios con un corrupto agente de la D.E.A (Oldman), que decide matarlo junto a toda su familia. Mathilda que estaba en el supermercado queda ilesa y solo le resta la opción de refugiarse en la casa de su solitario vecino para evitar ser asesinada. Pronto descubrirá el secreto de León y sentirá fascinación por él, la única persona que parece mostrarle verdadero cariño. A mi criterio se trata de una historia de amor imposible, sin duda conmovedora, con vericuetos inteligentes de acción, suspenso y drama. Es imposible olvidar el debut en la pantalla grande de Natalie Portman como Mathilda, donde ya se apreciaba su innato talento como actriz componiendo una púber sexy, temeraria y dulce. Hermosos primerísimos primeros planos de su rostro, deleitan al espectador. Vale acotar la presencia del magnífico Gary Oldman como el neurótico agente de la D.E.A. que quiere liquidar a los protagonistas.
Memorable el dialogo:
Mathilda: ¿la vida siempre es tan dura o solo cuando eres niño?
Leon: La vida siempre es dura.....
El trío de actores, Portman con su fragilidad, León con su soledad y Oldman con su locura llenan de vida esta historia inolvidable.
 
 

BRAM STOKER´S DRACULA (1992)

Francis Ford Coppola trasciende el cine para crear una obra de arte que demuestra su calidad de verdadero artista. Con una magnifica ambientación neogótica, el film revitaliza el personaje de Drácula mezclando el amor y el terror, una hermosa dosis de erotismo, y un ambiente de sensualidad y destino eterno en el que se desarrolla la historia del antiguo príncipe Vlad, que al enterrarse de la muerte de su amada vendió su alma al diablo y se convirtió en vampiro. Cuatro siglos mas tarde, en Londres, el conde (Gary Oldman) halla a Mina (Winona Ryder), la reencarnación de su antiguo amor y en sus apasionados encuentros y sometidos a un inevitable destino, componen una pieza poética de una fuerza mágica y onírica que pocas veces se ha plasmado en cines. Con una excelente banda sonora, en esta película, se nos muestra un Drácula más romántico que peligroso, en una de las múltiples adaptaciones cinematográficas de la novela de Stoker, pero que está considerada como su adaptación oficial, ya que es la película más fiel a la novela. La cinta cosechó un gran número de espectadores, que harían que su recaudación fuese de 215.862.692 dólares por todo el mundo, lo que ratifica la fascinación que tienen los espectadores por los vampiros, véase el éxito de la reciente Twilight, y de la serie True Blood, que salvando las diferencias tratan el tema. Con una excelente dirección artística, Coppola se empeño en ofrecer un espectáculo bello a partir de lo terrorífico, con un vestuario impresionante, un plantel actoral de primera para conformar una cinta redonda, compacta e impactante. Definitivamente, un diamante de la década. Para finalizar el film obtuvo 4 Oscar a mejor Diseño de Vestuario, mejores efectos sonoros, mejor maquillaje y mejor dirección de arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario