lunes, 13 de septiembre de 2010

JIM JARMUSCH: EL DIARIO DE UN REBELDE - Fernanda Bargach-Mitre


Jim Jarmusch es un realizador que ha sabido imponer, cinta tras cinta, un estilo narrativo distinto, que se aleja de las formulas conocidas e invita al espectador a realizar viajes en un presente constante que pocas veces da respiro. Sin recurrir al típico formato de inicio, nudo y final, este director nos ofrece conflictos que se disparan a lo largo del metraje, sorprendiéndonos, al atraernos a remontar vuelo junto  a sus personajes peculiares, reflejo de una sociedad en plena crisis de identidad. Seres sin afecto, con vidas vacías son retratados magistralmente dentro del contexto hedonista y egocéntrico que los rodea. Así lo demostró en su primera película, alabada por la crítica pero poco comercial: "Permanent Vacation" (1982)




Este director, surgió de la misma explosión que alimentó los films contemporáneos de Spike Lee en el East Village de la Universidad de Nueva York. Con su segundo film "Stranger than paradise" sorprendió a la critica y la audiencia con su tono fresco y cómico, ganando la Palma de Oro en Cannes y el premio al mejor film concedido por la Sociedad Nacional de Críticos de Cine (USA). Un film hecho de los más exquisitos planos-secuencia (escenas de una sola toma) que se recuerden, sin duda un propuesta arriesgada que demostró el carácter innovador de su director. De hecho el carácter discontinuo de su relato impresiona: una película dividida en tres partes separadas por el rótulo del título señalado. Cada capítulo, a su vez, se compone de planos secuencia, con una duración que fluctúa entre unos pocos segundos y varios minutos, separados entre sí por cuadros en negro. El filme se conforma como la suma de 67 planos secuencia, todos ellos planos generales y casi todos filmados desde cámara fija. Una propuesta que lo marcó como un ícono del cine independiente norteamericano.




Con sus dos películas siguientes: "Down by law" (1986) y "Mistery Train" (1989) completó una trilogía sobre la superficialidad de la existencia, la abrumadora soledad y  la incapacidad de comunicación, que lo llevaron a convertirse en un director hipercrítico  y exigente con la audiencia. Dentro de tanto producto, su cine se agradece, un cine de autor en el que se zambulle este director, destacando como guionista y totalmente entregado a cada parte del proceso creativo.: el montaje, la puesta en escena, la fotografía, la dirección de actores y todo los detalles que hacen a cada una de sus cintas. No hablamos de un director de oficio, sino de un creativo con sello particular que intenta, en cada película, reflejar su contexto dando a luz "obras" cinematográficas en la que se explaya un punto de vista narrativo y estético de vanguardia.

Más allá de su trilogía inicial, el tema de la soledad siempre ha estado presente en sus películas, como en  las más contemporáneas "Dead Man" (1996), protagonizada por un Jhonny Deep absolutamente soberbio,  impactante en su estética y  temática. Utilizando una variante genérica del Western, esta obra tiene un toque místico, y se caracteriza por un pulcro y puro ambiente onírico. Cada imagen de Dead Man, cada fundido a negro, cada escena, cada mirada y cada gesto , cada rayo de luz, cada sombra, cada picado y contrapicado, cada traveling,  todo es poesía en un film construido para el cerebro y para las emociones. Dead Man habla sobre la muerte, nos narra  la vida de un hombre que sobrevive matando, sin hacerse preguntas morales sólo discurriendo entre imágenes de profunda belleza, algunas más blancas, otras más negras que dibujan un espectacular y contrastado trabajo en blanco y negro.




Su siguiente film es otra obra cumbre de este cineasta único."Ghost Dog" (1998) , es un film excelentemente narrado, un derroche de ingenio, humor e inteligencia. Así mismo deja un sabor dulzón en la boca con su justa medida de ternura. Un sobresaliente Forest Whitaker, da vida a un asesino a sueldo muy particular. Su lectura favorita es el Libro del Samurai. Los párrafos del libro se intercalan permanentemente con la acción, en grandes cartelones que revelan los estrictos códigos que regían a los "predecesores" del protagonista, mientras una voz en off los recita con absoluta serenidad. Nuestro asesino vive en la terraza de un edificio rodeado de palomas mensajeras que son su medio para recibir trabajos y sus únicas amigas. En una extravagante pero eficaz mezcla de géneros vemos desde el western , un poco de artes marciales y el film noir conjugarse en esta interesante película llena del espíritu del hip hop en su banda sonora. "Ghost Dog" está llena de raros  personajes y pequeños detalles  que mezclados forman un marco único en el que el honor, la violencia y el humor comparten la pantalla.




El film "Coffee and Cigarettes" (2003), estuvo inspirado en un corto del mismo nombre que recibió la Palma de Oro en Cannes en ese renglón en el año 93. Once años después el director nos presenta una especie de cadena de cortometrajes que hacen un largometraje a través de secuencias que muestran a diversos personajes sentados alrededor de una mesa, tomando café, fumando cigarrillos y discutiendo diversos temas interesantes pero realmente intrascendentes: Abbott y Costello, la conspiración contra Elvis, París en los años veinte, los inventos de Nikola Tesla y el uso de la nicotina como insecticida entre otros tópicos. Extraordinarios actores y músicos (Iggy Pop y Tom Waits) dan vida a un ecléctico grupo de personajes urbanos fotografiados en un impecable blanco y negro. La temática  representa la incomunicación contemporánea sin  dejar de lado el humor y el absurdo, algo de sarcasmo y melancolía, todo dentro de un contexto naturalista.

En su penúltimo film "Broken Flowers" (2005) afronta nuevamente el tema del aislamiento emocional, de la superficialidad de la existencia, de lo efímero y trascendente de cada momento compartido con el otro. A través de su protagonista, un imperturbable Bill Murray, entramos en la vida de Don Johnston un don Juan venido a menos que recibirá una carta rosada que le dará un giro a su vida. Sin saber cual de sus ex amantes le ha escrito anónimamente se entera que tiene un hijo de 19 años que posiblemente lo esta buscando. Atrapado en su bucólica existencia el hombre se queda adivinando sin hacer nada concreto. Sin embargo su vecino etíope y antítesis de nuestro solitario Don, tiene una gran familia y es aficionado a las novelas detectivescas y los misterios. Este simpático personaje le dará el empujón final a nuestro deprimido protagonista organizándole un viaje, con boletos de avión y carros alquilados incluidos para que emprenda la aventura de reencontrarse con las posibles madres de su hijo y autoras de la carta. En una especie de road movie Don sale de viaje para afrontar cuatro mujeres y una difunta. Tomando el consejo de su amigo etíope, lleva un ramo de rosas rosadas para cada encuentro. Cuatro mujeres, unas mustias, otras frescas, otras temerosas serán los distintos puntos de giro que nos hacen penetrar pedazos de vidas y vacíos existenciales tragicómicamente interesantes.


Película de culto, conceptual, algo fría es mucho más profunda de lo que aparenta. Un film brillante, cuidado en todos sus detalles estéticos y narrativos que sin ser los cortometrajes de "Coffee and Cigarettes" está estructurado por capítulos, representados en cada reencuentro  y acompañados de una excelente y selecta banda sonora. Cabe destacar el excelente trabajo de todo el elenco, entre los cuales figuran nombres de la talla de Jessica Lange, Tilda Swinton, Sharon Stone y Julie Delpy. Sobresale el trabajo de Bill Murray, cuya frialdad,  impasividad e indiferencia, exaspera hasta que con una sola lagrima y en una sola toma se quiebra compartiendo con el espectador su vacío constante al punto de conmovernos totalmente en una escena magistral. Vale acotar que este film se llevó el premio del jurado en el Festival de Cannes.


En el 2009 estrenó "The Limits of Control", de la cual es también es guionista como es usual. El film versa sobre un solitario misterioso ( Isaach de Bankolé), un extraño cuyas actividades están totalmente fuera de la ley. Ha ido a Madrid a terminar un trabajo, desconfía de todos y no revela su objetivo a nadie. Su viaje, paradójicamente estructurado y onírico, no sólo le lleva a cruzar toda la península Ibérica, sino su propia conciencia. La crítica no la ha recibido con beneplácito, acusándola de incoherente y pretenciosa. Sin embargo posee un reparto muy interesante: Tilda Swinton, Bill Murray, John Hurt, Gael García Bernal, Luis Tosar, Isaac de Bankolé  y Michael Imperioli. Se trata de un film oscuro, alejado de los convencionalismos, misterioso, que deja muchos enigmas bajo la manga. En suma un cine distinto.

Jarmusch nos muestra a través de su arte, su habilidad para hacer un cine crítico y diferente. Este director puede jactarse de no haber hecho concesiones al establishment hollywoodense dentro de su filmografía. Algo verdaderamente admirable en los tiempos que corren. Un director que sabe lo que quiere y cómo decirlo exigiendo del espectador un ojo avizor para los conceptos e ideas que refleja en sus realizaciones.

Definitivamente se trata de uno de los últimos rebeldes del cine contemporáneo. Brindemos por eso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario