sábado, 11 de septiembre de 2010

I´M NOT THERE - RE INVENTANDO A BOB DYLAN - Fernanda Bargach Mitre



I´M NOT THERE: JUGANDO CON ESPEJOS
  Fernanda Bargach-Mitre
ojoadicto@gmail.com
 
“I´m not there” ( 2007),dirigida por Todd Haynes, quien tiene en su haber películas como “Velvelt Goldmine”(1998), una recreación ficticia del mundo de glam, y el intenso drama “Far from heaven”(2002),con una actuación brillante de Julianne Moore, arranca esta vez el mejor performance de Cate Blanchett, que personifica a uno de los seis Dylans que conforman este film. En esta oportunidad el director no solo dirige sino co-escribe el guión de esta película ambiciosa, visionaria, audaz pero desordenada cuasi biografía de este icono de los sesenta que presenta a través de seis personajes las diferentes etapas de un músico que revolucionó su época. Se trata de una cinta estilo documental, que parece nunca encontrar su identidad pero que presenta una edición interesante, personajes y tiempos que se mezclan con sendos performances de sus protagonistas.


 
Este film acerca de la idiosincrasia de Dylan, es verdaderamente inventivo. Yendo de atrás para adelante y de adelante para atrás en la historia, vale destacar la edición y el toque artístico de la filmografía. Es importante hacer notar que se trata de un músico que transformó la cara de la música popular en los años 60 y hoy en día  sigue influenciando a otros músicos, poetas,  letristas y al ámbito cultural  en general. Tomando como inspiración su carrera en constante cambio, el film es un entretejido de una serie de historias en la Norteamérica de esa época expresando en cada una de ellas  un aspecto de la fructífera carrera de Dylan y su cambiante personalidad y estilo. Así mismo cada fragmento ha sido filmado de una manera diferente, en un estilo apropiado para cada tema. Sin embargo cuesta engancharse emocionalmente con la cinta y es difícil de seguir, dado su toque etérico y ambiguo. Es arte sin estructura precisa y por más que celebremos su particular sello, todo film necesita cierta coherencia narrativa para ser disfrutado a plenitud por el espectador. Es por momentos de un juego de espejos y reflejos del famoso músico sin suficiente coherencia, pero de belleza poética y visual.


 
Haynes elige seis diversos actores para personificar al misterioso Bob Dylan, siendo Cate Blanchett, haciendo de hombre, la más inspirada elección y probablemente la razón más importante para no perderse este film, especialmente para lo que no están familiarizados con el artista y su música. Otro acierto del elenco es el pequeño niño africano americano Marcus Carl Franklin que representa a un Dylan falso (así lo etiquetan en el film) escapando de una problemática niñez, una sabia decisión del director para representar la influencia que la música negra y el folk tuvo en el músico. El desacierto más grande es el papel de Richard Gere, como el cowboy fuera de la ley Billy , que muestra el amor que tenía Dylan por diferentes maleantes históricos, pero cuya historia nunca agarra buen camino y parece una pérdida de tiempo porque nos dice poco que valga la pena saber del músico. Para completar los tres Dylans restantes son interpretados por Christian Bale (Jack Rollins), Heath Ledger (Robbie Clark), and Ben Whishaw (Arthur Rimbaud).

 

El personaje de Jack Rollins ( Bale) representa al atormentado despertador de conciencias de Greenwich en los recién estrenados sesentas, cantando en cafés y bares. Robbie Clark (Ledger) da vida a un famoso actor de Hollywood que hace de Dylan en un película de ficción en el albor de los setenta y que se ve abrumado por la fama, tratando de encajarla en su vida, siendo el alter ego del músico al que la fama le llegó súbitamente causando estragos en su vida. Jude Quinn ( Blanchet) aparece como el drogado intelectual que representa al Dylan eléctrico en mediados de los sesenta, ya obstinado de la música folk tradicional que lo llevo a la fama, usando sus guitarras como armas disparando folk mezclado con hard rock. Vale apuntalar que esta etapa de Dylan no fue muy bien recibida por el público y la prensa que esperaban lo que estaban acostumbrados a escuchar. Arthur Rimbaud (Whishaw), es un simbólico poeta de 19 años que encarna la inspiración de Dylan, su pensamiento anarquista y libertino cansado de ser un éxito para periodistas, políticos y grupos humanitarios que lo apoyaban en ciertos momentos, pero cuando decía lo que no querían escuchar, le daban la espalda en vez de profundizar en su mensaje.

 

Ambientada con la música de Dylan, el film va alternado a través de los distintos personajes en la vida de este músico, quizás una forma poco adecuada para los que no lo conocen pero indudablemente de disfrute asegurado para los conocedores, que lo encontrarán fascinante. Sin rodeos se trata de una cinta provocadora y de firma: Todd Haynes viene dejando su huella en el séptimo arte con un cine interesante, que vale la pena no perderse.

FICHA TÉCINICA DE I´M NOT THERE:
Dirección: Todd Haynes.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 135 min.
Género: Drama, musical.
Interpretación: Heath Ledger (Robbie), Christian Bale (Jack/John), Richard Gere (Billy), Cate Blanchett (Jude), Julianne Moore (Alice), Charlotte Gainsbourg (Claire), Michelle Williams (Coco Rivington), Marcus Carl Franklin (Woody), Ben Whishaw (Arthur), David Cross (Allen Gisberg).
Guión: Todd Haynes y Oren Moverman.
Producción: Christine Vachon, James D. Stern, John Sloss y John Goldwin.
Fotografía: Ed Lachman.
Montaje: Jay Rabinowitz.
Diseño de producción: Judy Becker.
Vestuario: John Dunn.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario