sábado, 11 de septiembre de 2010

SUSANNE BIER DIRIGE COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO: - DESTINOS CRUZADOS - Fernanda Bargach-Mitre


   
  La realizadora danesa Susanne Bier, conocida por “Después de la Boda”, nominada al Oscar como Mejor Película Extrajera en el 2006, nos trae en esta oportunidad “Cosas que perdimos en el fuego” (Things we lost in the Fire), una desgarradora película, la primera de esta directora en el mercado norteamericano que ha logrado preservar la esencia intimista y humana del cine que ha caracterizado a esta creadora a lo largo de su carrera. Su última entrega nos cuenta la historia de dos seres humanos unidos por el destino y la pérdida, de manera franca pero sin convertirse en un drama pesado o telenovelesco. Sin duda, un film que toca la fibra más intima del espectador, en base a unas actuaciones brillantes y a un sólido trabajo de dirección.

Susanne Bier, es una aclamada directora que fue de las primeras partícipes del movimiento Dogma 95, bajo cuyos postulados realizó “A corazón abierto” (2002), Sin embargo sería cuando se alejara un poco de los preceptos del movimiento, pero preservando su esencia, con su segunda cinta Brodre/Hermanos (2004) que recibiría 11 nominaciones para los Premios de la Academia de Cine Europeo y sería reconocida mundialmente. Bajo este mismo tipo de cinematografía realizó “Después de la Boda” y en “Cosas que perdimos en el fuego” mantiene el toque intimista y realista de sus films anteriores aunque con una factura mucho más elaborada de mayor presupuesto.

 
 
 
El film nos narra la relación de dos seres profundamente heridos por la vida, la reciente viuda con dos hijos Halle Berry, que acaba de perder el amor de su vida y siente que el mundo se desmorona a su alrededor y Benicio del Toro, el amigo de la infancia del difunto marido, que ha perdido casi todo debido a su adicción a la heroína y que se ve profundamente impactado ante la muerte de su único ser querido. El dolor une a ambos seres, que entablan una amistad que los ayudará a drenar sus intensas emociones y llegar a una catarsis que les permita arrancar de nuevo con sus vidas. El destino los ha puesto frente a esta difícil circunstancia, y en la riqueza de su relación, encontrarán una mano amiga, donde el dar adquiere un sentido curativo.

Con un reparto de lujo, los dos ganadores del Oscar, si bien Halle Berry nos brinda un performance solvente, con muchos matices, es Benicio del Toro el que nos corta el aliento. En su mejor actuación hasta la época, cada expresión facial, cada entonación, cada mirada logran que percibamos como una daga el intenso dolor y proceso de transformación de su personaje. Se trata de una de las actuaciones más resaltantes de este año, del Toro, se mete en la piel del espectador al punto de transportarlo a la crudeza de su realidad y nos envuelve en su convulsionado mundo emocional. Uno queda literalmente erizado ante cada escena del actor, que demuestra su talento como nunca antes. Es en esencia, el corazón del film con una actuación brillante.

 
 
 
La película es algo lenta, pero tiene sus toques de humor, y acierta en el casting para los hijos de Halle Berry, niños que actúan con mucha naturalidad y le dan un respiro a la historia. Es importante resaltar que si bien la premisa presenta un drama intenso, el film no deja una sensación de vacío o tristeza.

En cuanto a la dirección, Bier nos entrega una factura intachable, que usa más no abusa, de los primerísimos primeros planos, super closes ups de partes del rostro de los personajes, todos encuadres que incrementan la intimidad del relato. Con una estética particular, el guión y las imágenes componen una hermosa danza. Se trata de una historia directa con mucha fuerza dramática, que tiene el sello de su directora.
En suma, hablamos de una buena cinta, que nos llega a lo más íntimo con su intensidad,sin embargo lo más destacado de la misma es definitivamente el performance de Benicio del Toro, quien prácticamente hace agujeros en sus huesos para desnudarse en un rol impactante que frente a una cámara incisiva sale airoso.
Hay una frase en el film que se repite “take the good” (toma lo bueno) refiriéndose a las oportunidades de la vida. Esta premisa resume el talante del film, un drama que podría sucederle a cualquiera, difícil, casi insoportable, que a pesar de ello posee una luz de esperanza en el futuro, esa semilla que trae el cambio ante el poder de transformación de las personas. Un mensaje de mucha fuerza que queda resonando en nuestra memoria.
Imperdible!
 
 
 
FICHA TÉCNICA DE COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO
Directora: Susanne Bier
Intérpretes: Halle Berry, Benicio Del Toro, David Duchovny, Alison Lohman
Guión: Allan Loeb
Fotografía: Tom Stern
Dirección artística: Richard Sherman
Decorados: Dominique Fauquet-Lemaitre
Montaje: Pernille Bech Christensen y Bruce Cannon
Distribuidora (en Estados Unidos): Paramount
  
*Dogma 95 (en danés Dogme 95) es un movimiento fílmico desarrollado en 1995 por los directores daneses Lars von Trier, Thomas Vinterberg, Kristian Levring y Soren Kragh-Jacobsen. Su meta es producir películas simples, sin modificaciones en la post-producción, poniendo énfasis en el desarrollo dramático.Los directores en cuestión se comprometían a tratar sus películas respetando una serie de normas estrictas a partir de las cuales buscaban encontrar la verdad profunda. Las películas filmadas de acuerdo a este movimiento deben ser filmadas en escenarios naturales evitando las escenografías armadas en los estudios, con cámara en mano o al hombro, grabada con sonido directo y sin musicalizaciones especiales. Todas estas especificaciones buscan dar a la historia un tono más realista. Dogma era el intento más audaz y conspicuo de reinventar el cine desde Jean-Luc Godard. (Tomado de Wikipedia)

TRAILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario