lunes, 13 de septiembre de 2010

CINE DEPORTIVO: COACH CARTER - Fernanda Bargach-Mitre





Narrada con una  verosimilitud que se agradece, si bien es un drama previsible, Coach Carter (2005) marca un punto interesante en las películas deportivas dedicadas al baloncesto. Basada en la historia real del entrenador Ken Carter de los Oilers de Richmond High, interpretado soberbiamente por Samuel L Jackson, el director Thomas Carter logra un film sólido, que ahonda , no solo en la pasión por este deporte sino en los conflictos e intereses que lo rodean.


 
La cinta retrata la tensión que  iba en aumento según los Oilers de Richmond High se preparaban para enfrentarse al próximo campeonato de baloncesto. La ciudad desbordaba de excitación en torno a su invicto equipo local y en cada partido los estadios se llenaban de fans entusiasmados. Nadie podía imaginar que el día 4 de enero de 1999 la comunidad iba a dividirse de una forma tan marcada, alterando para siempre el destino de muchas vidas, a causa de la decisión del entrenador Ken Carter, de cerrar el gimnasio y  negarse a permitir que entraran en él los jugadores por haber suspendido sus exámenes académicos. La acción tiene lugar en Richmond, Virginia, y se constituye en un exultante drama humano sobre el coraje, los principios y la capacidad para superar obstáculos.



Ken Carter, obtuvo tanto innumerables elogios como críticas destructivas, apareciendo en los medios de comunicación en una decisión que despertó la polémica en torno al básquet juvenil en todo Estados Unidos. El entrenador puso el dedo en la llaga acerca de los poderosos intereses que se mueven alrededor del baloncesto juvenil  de donde, en definitiva,  surgen los profesionales de la NBA y la poca importancia que se le prestaba al rendimiento académico de los jugadores, como si el hecho de triunfar en el deporte los eximiera de sus obligaciones estudiantiles. La mayoría de los muchachos provenían de barrios conflictivos, de familias disfuncionales y aún así Carter quería enseñarles que no solo el baloncesto los salvaría de repetir esa vida.



Se trata de una película que cala en lo profundo, tratando de mostrarle a los jóvenes atletas que existe un futuro más allá de las pandillas, las drogas, la cárcel, la competencia e inclusive el mismo baloncesto. Una cinta que habla de la superación, de la valentía, del fracaso, con un excelente hilo narrativo, una banda sonora a la altura, una cuidada realización y una actuación muy potente de Samuel L Jackson que le mereció excelente críticas. La edición tipo videoclip encaja a la perfección en la narrativa, imprimiéndole ritmo al film, especialmente en las escenas de juego.



Toda historia verídica llevada al cine, adquiere mayor fuerza. Este es el caso de Coach Carter, que podría haber sido una película deportiva del montón pero logra resaltar y llegar a la lista de las resaltantes del género. Si les gusta el baloncesto, encontraran fascinante las escenas de baloncesto, y mucho tema para reflexionar, y los indiferentes a ese deporte hallarán un drama bien armado, que vale la pena ser visto porque nos habla de los valores humanos fundamentales.

TRAILER



ESCENAS




No hay comentarios:

Publicar un comentario